Y Aquí Como Siempre, Encantado y Feliz Como Una Lombriz

jacpz4.gifEste Domingo tarde, después de unos días sin conocer noticias leí horrorizado algo en warclimb. Fue la noticia, la triste noticia. Entré en warclimb para ver sí alguien había escrito algún comentario en uno de los últimos artículos que escribí y leí un nuevo artículo. El autor es Jesús, ha escrito sobre Juan Antonio Cebrián; ha muerto. En ese momento, nervioso, me dediqué a visitar diversas páginas de noticias en internet y era cierto, no me lo quería creer. Me he quedado helado, sin reacción alguna, uno no se espera ese tipo de noticias. El caso es que este sábado no pude escuchar la rosa de los vientos. Solo pude escuchar el final y todo era música, presentada como ”la música de tu vida”. Lo veía un poco extraño pero eran las 3 de la madrugada y, ¿que no parece extraño a esa hora? Ahora he reposado mis ideas y soy capaz, entristecido, de opinar sobre semejante ser humano.

Juan Antonio Cebrián es un hombre que ha vivido por la cultura y para la cultura. Ha construido una base sólida en la que muchos se ven reflejados. Nació en Albacete en 1965 y es periodista y escritor. Pero él es mucho más, es narrador y sobretodo lector, devoraba libros. Ha participado en numerosas revistas de prestigio como ”Muy interesante” y ”Enigmas”. Ha sido galardonado con numerosos premios. Siempre se le ha reconocido, aunque para el que no estaba en el mundillo de la literatura, el misterio, la historia y la radio pasaba un tanto desapercibido. Y esto ocurría porque era un hombre humilde y todo un caballero. Yo jamás he escuchado a nadie narrar de una manera tan perfecta, armónica y milimetrada como lo hacia Cebrián en sus ”pasajes de la historia”. Cebrián dirigió varios programas de radio, entre ellos ”Turno de noche” y desde hace diez años hasta hoy ”La rosa de los vientos”. La rosa de los vientos es el mejor programa de radio que he escuchado y se sostiene en unos cuantos resortes indispensables. Uno de ellos son los colaboradores (Jesús Callejo, Bruno Cardeñosa, Carlos Canales…) Los nombrados debatían durante un delicioso intercambio de palabras junto a Cebrián en la ”zona cero”. Pero también hay espacios en el programa como ”azul y verde” en el que se informa de datos curiosos sobre la tierra y la naturaleza. Pero sin duda el resorte más valioso, y en el cual se sostenía este programa se ha perdido, es J.A. Cebrián. Él y sus pasajes de la historia quedarán para siempre en el recuerdo. Pasajes como el que hacia referencia a Mary Shelley, Juana de Arco, William Wallace, Indios Norteamericanos, Alfonso X el Sabio, La revolución francesa y un largo etcétera. A mí, particularmente me gustó mucho uno de hace bien poco sobre los 300 espartanos y la batalla en las Termópilas, pero también hay que destacar su interés especial sobre el código enigma nazi o la segunda guerra mundial.

En warclimb somos fieles seguidores a este programa de radio, que definitivamente era otra forma de hacer radio. Y esta forma la reinventó el gran Juan Antonio Cebrián. Nos ha dejado joven pero con un legado muy importante por delante. Solo espero que Bruno Cardeñosa, Jesús Callejo y Carlos Canales, así como todo el equipo del programa, sigan adelante y que no se rindan. Porque a J.A. Cebrián le encantará escuchar por las noches su programa, ”La rosa de los vientos”.