Los videojuegos y la Edad Media: Cómo lo ve un historiador

La opinión pública y académica tiene el convencimiento de que los videojuegos no son un objeto de estudio histórico, o por lo menos que no es un campo de investigación muy común. Todo lo contrario. Hace décadas que el mundo del entretenimiento electrónico lleva utilizando y lanzando imágenes del pasado. Un mundo que, lejos de la imagen de ser un arte u entretenimiento marginal, es actualmente el negocio del entretenimiento lícito que más dinero mueve.

A medida que la tecnología ha avanzado ha sido posible introducir mejoras en cuanto a gráficos, guion y contenido. El videojuego ha pasado de ser simple entretenimiento a ser una plataforma donde desarrollar conceptos más complejos, entre ellos la Historia.

ultimate-ghosts-and-goblins-special-imagen-i172495-i

A los videojuegos les sucede lo mismo que a las series de televisión y el cine: el medio en el que se desarrolla, sus códigos y su forma de expresión influyen sustancialmente. La historia queda supeditada a las limitaciones técnicas y narrativas, en un primer momento muy limitadas. No fue hasta la década de los años 90 del siglo XX cuando pudimos ver referencias históricas reseñables. Anteriormente ya había juegos con ambientación histórica o pseudo-histórica (juegos basados en mitología medieval fantástica o en películas).

Los videojuegos aplican la Historia a sus mecánicas. No hay que olvidar que su finalidad es entretener. Siempre prima el género o estilo del juego sobre la realidad histórica. De este modo si el juego es de estrategia la historia será el conector entre una y otra batalla haciendo de hilo conductor (Age of Empires, Total War). Por otro lado, si el juego es de aventura primará el contexto, el paisaje histórico, e intentará reflejar la sociedad de la época (Assassin’s Creed).

Assassins_Creed_la_hermandad_nosologeeks_rome

En cuanto al contenido, los videojuegos también están influidos por el «hándicap» de las visiones nacionales. La Historia no se trata igual en los grandes estudios norteamericanos (Canadá, EEUU) que en los europeos o los japoneses. El uso de la Historia nunca es ajeno a estas cuestiones.

Por lo general, la vía más común de difusión de imágenes medievales no es en los videojuegos ambientados en la Edad Media, sino en los denominados juegos de fantasía medieval. Estos son numerosísimos y van desde adaptaciones de libros o películas famosas como «El señor de los anillos» hasta exitosas sagas de juego masivo online. «World of Warcraft», la saga «The Legend of Zelda», algunas entregas de «Final Fantasy», «League of Legends», «Fable» o «Medievil» por nombrar varios ejemplos.

medievil

Los videojuegos de fantasía medieval utilizan el ideario de la novela y las artes gráficas que durante años han creado un rico mundo con sus propios códigos y que acercan al jugador tímidamente hacia el Medievo. Al mismo tiempo dan una visión negativa de la Edad Media, que va mucho más allá de caballeros, doncellas y castillos, perpetuando la leyenda negra medieval.

Pese a este punto negativo creo sinceramente que el videojuego transmite imágenes del pasado y, tanto si son sesgadas como si son infundadas, hacen que el jugador se interese por el pasado y esto es lo realmente valioso. Al igual que con el cine y la novela histórica debemos escoger que es más importante: la corrección histórica o la capacidad de proyección. Dado que todo discurso transmite las ideas de su autor (implícita o explicitamente) y ya hace años que sabemos que la imparcialidad absoluta es imposible de alcanzar, ¿por qué no empezamos a valorar, maldita sea, el videojuego histórico?

images