Valiant Hearts: The Great War. Cómo lo ve un historiador.

La batalla del Marne es pues un evento evocador (como lo fue el propio centenario de la guerra) que nos va a servir de escusa para ver como un videojuego, Valiant Hearts, nos puede enseñar como fue ese gran conflicto, hasta el momento apenas retratado en los videojuegos.

Los desarrolladores de Valiant Hearts (Ubisoft Montpellier), bien asesorados por los historiadores de la comisión para la conmemoración del centenario de la Gran Guerra e inspirados por el trabajo del documental “Apocalipsis: La primera Guerra Mundial” (National Geographic), ilustraron la célebre batalla de tal manera: Emile, el protagonista, francés, reservista, natural la zona fronteriza con el Imperio Alemán, tras un par de fases alegres y coloridas en las que se muestra un país eufórico y animado por ganar la guerra, llega a las llanuras del rio Marne, doradas tras la siega estival. La fase comienza con una imagen bucólica y colorida (el verano, la alegría), con un batallón motivado que se abalanza hacia las líneas enemigas, conforme éste avanza se va transformando el entorno, del dorado al gris, de la euforia a la desesperación, de la deseada a la maldita guerra. Así fue el Marne. El punto de inflexión en el que se pasó de una guerra de movilizaciones a una guerra de desgaste, de trincheras. Este es el poder de Valiant Hearts, el de evocar de manera sencilla pero efectiva como fue el transcurso de la guerra.

2

Metáforas o representaciones como esta no son el único ejemplo a lo largo de los cuatro capítulos de Valiant Hearts, un juego trabajado, con buen gusto, bien asesorado históricamente y con la conciencia de ser riguroso. Riguroso y emotivo.

El hecho del asesoramiento histórico asegura sin duda el capítulo de veracidad tantas veces demandado a los videojuegos por los historiadores. Los momentos menos “correctos” son bien entendidos como una licencia narrativa. Especialmente las extravagantes escenas con el Barón, era necesario un antagonista, vale, era necesario un poco de humor para rebajar la tragedia, vale.

3

Pero la cuestión es ¿Valiant Hearts es históricamente valioso?. Mi opinión es que, sin duda, lo es. ¿Por qué? No solo resume lo que significó para la humanidad la batalla del Marne, sino que resume (y aquí se ve la mano de Apocalipsis) todo lo que aportó como novedad la guerra, tanto en lo social, como en lo militar, como en lo tecnológico. Los episodios están elegidos para mostrar esos hitos históricos que nos dejó la Gran Guerra: los ataques de gas, la incorporación de la aviación, las trincheras, las cartas, la fraternidad, los mutilados, el aumento de la sofisticación y potencia del armamento, y un largo etc. Además el juego está trufado de anécdotas tanto durante el gameplay como en los coleccionables. El juego pese a no tener un ritmo trepidante sabe cómo rebajar y manejar el tiempo de la narración. Diez horas de horrores de guerra no son agradables para ningún jugador, por eso, parecen bien escogidos aquellos momentos de humor y de dispersión, como los niveles en el taxi. Por cierto, gran detalle la fase del taxi huyendo ambientados por la  Hungarian Dance de Brahms mientras caen bombas sincronizadas a ritmo de bombo.

4

Es este poder evocador, esta capacidad de sintetizar en un juego simple (de poca dificultad) y el buen gusto y rigor lo que hace a Valiant Hearts históricamente valioso. Seguramente haya detractores, tanto por el apartado jugable como por el guion. Nunca llueve a gusto de todos. Pero el que no vea el valor de este juego tiene un problema serio de entendimiento. Es, como profesor e historiador, un recurso valiosísimo y no demasiado pretencioso, para aprender sobre la guerra mundial. Un punto de inicio, una novela interactiva.

Y yo desde luego lo recomiendo.

@samsks