Una industria movida por el hype
Y no es chu-chu-chuli

Un mal asola los videojuegos. Un terrible miasma que contamina todo lo tocante al mismo: la industria, los jugadores, el periodismo y las comunidades en general. Éste no es otro que el HYPE, la emoción desmedida e irracional por un producto inacabado y en ocasiones apenas anunciado. Es una enfermedad que, primero, te infecta con el virus de la ilusión para enviar, después, tus expectativas directas a un inevitable choque contra el muro de la dura realidad. La colisión entre el sujeto invadido por el hype y la realidad son tremendas, con desastrosos resultados.

No podemos seguir moviéndonos al son del marketing y de los trucos de ventas. Debemos ser cautos y reflexionar sobre la información que estamos recibiendo. La gente que escribimos sobre videojuegos lo podemos hacer mejor y es de recibo que intentemos ir más allá. Vamos a intentarlo. Tomemos como ejemplo el evento generador de la mayor cantidad de hype y expectativas, la Electronic Entertainment Expo, en concreto su última edición, la E3 2015.

here_hero-970-80

Previa y posteriormente al E3 2015 Internet se inundó de programas, vídeos y artículos relacionados con la feria. Una suerte de predicciones y resúmenes de todo tipo. La gran mayoría se dejaron llevar por la ola del aluvión de la información que nos soltaron las compañías. Pero poco a poco, las aguas se fueron retirando dando paso a un fango putrefacto imperceptible para los sentidos de los más fanboys.

Y es que ¿Qué nos mostraron las conferencias del E3? ¿Qué hizo vibrar al público? ¿Qué juegos son los que, según el público y parte de la prensa, “ganaron” el E3?: anuncios de anuncios de juegos que se empezaron a desarrollar varios meses después y que no debemos esperar antes de 2017. Puro humo. E incluso se atrevieron a mostrar el anuncio del inicio de una campaña para financiar el proyecto de un juego. Demencial. Y si, me refiero al kickstarter de Shenmue 3 y al remake de Final Fantasy VII, dos de los tres títulos del llamado triangulo del hype. Pero no seamos poco rigurosos, el uso de estas prácticas se repitió en TODAS las compañías. Teasers que no muestran nada, vídeos que apenas nos dejan discernir algo del artwork, anuncios verbales de juegos que están en desarrollo.

screen20shot202015-06-1620at2009-11-39

Los teasers son un mal que se ha convertido en endémico. Una tomadura de pelo. Un elemento de mercadotecnia que por la falta de criterio ha calado profundamente tanto en la prensa del videojuego como en las comunidades de jugadores. No hay que resignarse, los teasers son un practica infame. No debemos caer en ellos. Son un anuncio, un fragmento conceptual de vídeo sin valor más allá de una fecha aproximada. Una nota de prensa decorada. Debemos de dejar de dar importancia a este tipo de publicidad. Y desde luego no debe ser determinante pues, si somos críticos serios debemos analizar las obras finalizadas sin dejarnos llevar por el hype (nuestras expectativas). Aunque tengamos ganas de ver un remake del Final Fantasy VII esperemos a ver cual es su contenido final, pues nos podemos llevar una sorpresa.

Pero podemos ir mucho más allá. Además de los teasers, también es de recibo reprochar otro vicio de la industria que pudimos observar en el E3 2015. Me refiero a los vídeos CGI (Computer-Generated Imagery), animaciones creadas por ordenador que no tienen ningún componente jugable y que si bien pueden tener cierto valor narrativo o publicitario no influyen en el gameplay ni son reflejo de la calidad  final del juego. Por lo tanto basar las expectativas y análisis en ellas tampoco es una buena práctica. Los anuncios en forma de CGI no dejan de ser un teaser más largo de lo normal con poco información adicional. Desde luego no es un reflejo del acabado final del juego.

The-Witcher-3-Downgrade-1

Otra práctica habitual en las ferias de videojuegos como son los gameplays (fragmentos de videojuego teóricamente in-game)  pueden no tener ningún valor informativo, especialmente si son versiones tempranas de los juegos. Amén de que muchos de ellos están preparados y trampeados para que luzcan mejor que en la realidad. Por ejemplo, el gameplay de Gears 4 mostrado en el E3, es una muestra de un juego que veremos muy distinto cuando termine su desarrollo. Pero son numerosos los casos de juegos muy distintos de las alphas a el resultado final. Por lo tanto esa información es poco relevante más allá de la anecdora y los diarios de desarrollo. ¿Entonces, por que nos lo muestran?¿Por que ampliamos nuestras expectativas y nos dejamos llevar por la corriente del hype? ¿No es más sensato ser cautos y esperar a versiones finales?

Ya se que esto que voy a escribir es altamente impopular en el “mundillo” de los videojuegos pero primero, hay que dejar de reseñar o comentar los teasers, más allá de que puedan anunciar una fecha de un anuncio (el anuncio del anuncio) no tienen ningún valor informativo, es simple y pura publicidad. Además debemos dejar de dar tanta importancia a los avances, las alphas y las versiones de prueba y relegarlas a lo que son: primeras impresiones de una obra de arte. y centrarnos en analizar un juego post lanzamiento. ¿Juzgaríais un cuadro por los bocetos del autor? ¿Reseñaríais una escultura cuando la obra está al 70% de ser completada? ¿Y una película? ¿Un libro tal vez? ¿Y un trabajo para la universidad? ¿Quizás un informe de trabajo? No. No tiene ningún sentido. Pues, ¿por qué los videojuegos si? Seamos cautos y esperemos a que la obra este completa para reseñarla.

Debemos confiar en la madurez de los lectores y oyentes desde luego no les hacemos ningún favor inundándoles de información innecesaria. La prensa del periodismo es el filtro necesario entre la industria y los jugadores. Si reproducimos el mismo sesgo que las empresas ¿que sentido tiene nuestra existencia? No debemos ser parte de esa inmadura parte de la comunidad que sin ningún tipo de criterio alimentan el hype. Por una parte debe ir el fan y por otra el escritor/periodista/bloger/critico/serhumano.

Insisto en abandonar la histeria juvenil irracional que impera en las comunidades “gamers”. Debemos empezar a ser críticos y selectivos. No dejarnos manejar como estúpidos por la publicidad y el marketing de las grandes empresas. Ellas pueden hacerlo, es su trabajo vender juegos. Pero A) debemos denunciar la publicidad engañosa y B) debemos ser críticos y objetivos con lo que nos enseñan. Esperar al producto final y aparcar nuestras expectativas a un lado. Lo que importa es el juego acabado no los anuncios previos que no dejan de ser las hojas que tapan el bosque. Que esas hojas no nos impidan ver. Y que no nos vuelva a pasar lo mismo este verano en la E3 2016.

@samsks