Top Juegos de Carreras

En esta ocasión Cranky y Javi comentan los juegos de carreras que más les gustan, como veréis hay de todos los estilos y épocas.

Cranky

ACCÉSIT. Colin McRae Rally 2 y 4 (PC).

colin.jpg

Con diferencia, el juego de coches tridimensional que más me ha enganchado. Le dí al Sega Rally, al V-Rally y a otros tantos, pero sólo éste consiguió complacerme, en sus versiones 2 y 4, a las que más me dediqué. Nivel gráfico acorde a su época, unos coches que se destrozaban deliciosamente y un reto bastante notable frente al crono. Si algo le priva de estar entre mis tres seleccionados es que considero que su curva de dificultad crecía brutalmente a partir del nivel medio de dificultad… A partir de ese momento, para mis capacidades determinados rallyes se volvían tarea casi imposible, si de conseguir una posición de podio hablamos. Así pues, con una dificultad más ajustada, o un salto más gradual, quizás habría podido engancharme más; también echaba en falta un modo más arcade, al estilo Sega Rally, con adelantamientos. Pero bueno, en cualquier caso este juego considero que merece estar en mi accésit, ya que con algunas concesiones podría haberme resultado aún más adictivo.

3. Super Mario Kart (SNES y GBA).

mariokart.jpg

En el tercer puesto coloco estos dos juegos, eso sí, con la versión de SNES a años luz de la segunda. Vaya por delante que la versión de N64 nunca me gustó, pese a las buenas opiniones que suele concitar, y la de Nintendo DS me pareció bastante razonable, sin llegar a llenarme. En todo caso, la versión de GBA ya me pareció que se alejaba en cierto modo de las esencias del original de SNES, mirándose más en el de N64. Sin embargo, eso no supuso problemas para disfrutarla por su notable condición de ser portátil. No todos los días se podía gozar de esos momentos por la calle y cumplió su función. Pero si de la versión SNES hablamos, ya tocamos terreno sagrado. Innumerables tardes jugadas con amigos, familiares; momentos épicos ya grabados en la memoria (como aquella vez que tiré, de prueba, un caparazón a cierta persona que estaba justo en línea de meta, y en ella se quedó, mientras tres más le adelantamos) que me hacen recordar a este cartucho como uno de los mejores. Sus gráficos correctos, mediante un Modo 7 que ya comenzaba a asombrarnos, pero ante todo su brutal jugabilidad y un control que no dejaba nada a la improvisación, le otorgan el tercer puesto en mi clasificación. Por último, no puedo dejar de reseñar la calidad del diseño de los escenarios y la diversidad de conductores; pocas explicaciones más necesita este juego que crearía un género en sí mismo. Eso sí, aprovecho para mencionar a otros juegos de su época, en versión PC, que me encantaron, como Skunny, o el famosísimo Wacky Wheels de mi querida Apogee; versiones que mantuvieron la fórmula Mario Kart en PC con gran acierto.

2. F-Zero (SNES), F-Zero: Maximum Velocity y F-Zero GP Legend (GBA).

fzero.jpg

Soy un enamorado de estos F-Zero. Las versiones de GBA son reinterpretaciones del clásico de notable calidad, mucho más fieles al concepto original, para mi gusto, que la que se hizo de Mario Kart. En Maximum Velocity encontramos el mismo concepto de la versión de SNES hecho portátil; con una música maravillosa que obliga a conectar los cascos y un diseño de circuitos perfecto, me mantuvo y me mantiene enganchado, incluyendo la pista Special. Maximum Velocity supuso un soplo de aire fresco, con la realización de misiones entre escenas de estética manga, pero aún así, tenía todo el sabor de la saga, salvando la novedad de poder utilizar los turbos hasta agotar la barra de energía. El cambio estratégico fue notable y estaba bien implementado, por lo que lo pude disfrutar, no pareciéndome ni mucho mejor ni mucho peor el cambio. Por lo que respecta a la versión de SNES, vuelve a ser mi fetiche. Primero, por una banda sonora que marcó un antes y un después por su calidad; segundo, por el uso de un Modo 7, que como se representaba en la publicidad de la época, nos dejaba pegados al asiento. Por último, por lo novedoso de un control que requirió mucha práctica para que aprendiéramos a sacarle todo el jugo a una nave que había de vérselas con unos enemigos muy duros de pelar en circuitos que parecían impensables para la época en que lo jugamos. Aquí nació el género de carreras de naves, hasta donde yo sé, que Wipeout sigue paseando por los valladares tridimensionales; pero donde esté un buen F-Zero y sus nitros, que se quiten los demás.

1. Lotus Turbo Challenge (Mega Drive), Lotus II: RECS (Mega Drive), Lotus III (PC), Top Gear I, Top Gear II, (SNES y Mega Drive) Top Gear 3000 (SNES), Jaguar XJ220 (MegaCD).

lotus.jpg

Aquí presento a las joyas de la corona, la saga de juegos de carreras de coches en dos dimensiones que más me divirtió en su momento y más me sigue divirtiendo hoy día. Para mi gusto, estos juegos de carreras no han perdido un ápice de su diversión. Empecé con el vetusto Lotus III en el ordenador de un amigo, donde corrimos infinidad de carreras y nos rompimos mucho la cabeza para aprender a repostar, dada nuestra tierna infancia. Salté al Top Gear de SNES (va englobado aquí porque parte de los programadores eran los mismos, reciclándose hasta melodías), que resultó la atracción de mi barrio gracias a las animaciones de entrada a repostar. Compré en Francia el Top Gear 2 muchos años después, cumpliendo un viejo sueño y pudiendo preparar los coches. A su vez, adquirí los Lotus de Mega Drive, una decisión acertadísima, dada su calidad. Un grandísimo amigo (por esto lo es, creo), me regaló el Top Gear 3000, de carreras pero en plan futurista (a lo Out Run 2019), muy raro de conseguir. Y por último, me emocioné hace muy poco con la culminación de esta mitología automovilística que presento aquí con el Jaguar XJ220; música en calidad de CD para un juego de carreras con la dificultad más interesante que he visto en mucho tiempo. Así pues, sólo puedo decir cosas buenas de esta saga de videojuegos; el reto que suponen en el modo un jugador sólo es comparable a la diversión ofrecida en la partida a dobles. Y como no podía ser de otra manera, todos, absolutamente todos los aquí presentes, tienen unas músicas simplemente alucinantes, que hacen que correr hasta el siguiente checkpoint o sumar unos puntos más para el mundial sean lo más importante. Son los reyes de mi clasificación, y sólo me queda dar las gracias a Gremlin y Kemco por haber hecho estas maravillas.

Javi

Mario Kart DS

mkart2ds.jpg

El mejor Mario Kart, con los mejores circuitos clásicos y unos cuantos nuevos. Jugabilidad que mejora la de sus antecesores sin necesidad de añadir chorradas como al de Gamecube o Wii. Como pequeño punto en contra tenemos el multijugador, en la batalla de globos partimos con un globo y el resto deberemos inflarlos soplando a la consola. Personalmente prefiero empezar con tres, como en el de N64 y no tener que dejarme los pulmones.

F-Zero GX

gc03211lqcopier.jpg

Único en su género, solo comparable (con bastantes diferencias) con Wipeout. Gran cantidad de circuitos, un amplio repertorio de naves que se multiplica con el editor, modo historia endiabladamente complicado, carreras para todos los gustos. Una de las grandes virtudes de este juego es que tiene muchos circuitos, en algunos puede jugar un niño pequeño y otros pueden hacerselo pasar muy mal al jugador más experimentado.

Star Wars Episode 1 Racer

swe1racer13_640w.jpg

Todo un homenaje a la Saga Star Wars, la gran cantidad de circuitos hace que este juego sea una oportunidad única para apreciar la arquitectura y sentir ambiente que se vive en los planetas de todo el universo Star Wars. El juego parte desde la mítica carrera de la película Star Wars Episodio 1 para luego, basandose en la serie de cómics Podracing Tales, continuar el campeonato por toda la galaxia.

Podremos mejorar las naves de forma precisa antes de cada prueba ya que tras cada carrera irán recibiendo daños y podremos vender y comprar piezas mejores en la tienda o en el desguace.

Todo esto nos lleva a un total de veinticinco pistas repartidas por ocho mundos diferentes. Carreras sucias y rápidas en las que ganábamos según apostáramos antes de la carrera, podíamos afrontar una carrera indicando que el ganador se llevaría todo el dinero, o si por lo contrario veíamos que la carrera no era muy sencilla podíamos repartir el dinero entre los tres primeros.