Sigue la luz

Sigue la luz

El otro día estaba hablando con unas amigas de películas de amor, romanticonas, bonitas vaya, y caí en la cuenta de que yo no soy mucho de películas “chico quiere a chica y viven felices por siempre”. ¿Porque el amor también se puede demostrar y apreciar de otras maneras, no? Por ejemplo, cuando vi La Tumba de las Luciérnagas; ese cariño, respeto y fidelidad que le tiene la niña pequeña a su hermano mayor y que, a los que hayamos visto la película, nos hizo llorar como auténticas magdalenas.

Seguir leyendo →