Guerra de patio
Super Nintendo vs Sega Megadrive

Una de las primeras disputas que recuerdo en mi vida fue en el patio del colegio, contra el mocoso de Arturito. El tipo era más alto que yo, pero eso no me acobardaba. La causa bien lo merecía. Él decía que la Super Nintendo era mejor que la Mega Drive. Nos podíamos pasar los 30 minutos de reloj que duraba el recreo lanzando argumentos sobre las virtudes y defectos que tenían ambas consolas y nunca salía un claro ganador.

Por un lado, la Mega Drive. Gamberra, fresca, chapada en negro y sin censura; poseía un atractivo especial, capaz de hacerte correr como un loco hacia tu madre para suplicarle que te regalara una por tu cumpleaños. En ella se veía velocidad, violencia y, sobre todo, sangre. ¿Qué niño no la querría? Por otro lado, la Super Nintendo, más familiar y más clásica en su diseño. Pero contaba con el sello de Nintendo, que sólo podía significar una cosa: Calidad. Lo destacable y loable de ambas consolas es que guardaban una identidad única y propia.

A no ser que tus padres estuvieran subidos en la peseta, la mayoría de nosotros solo podíamos disfrutar de una de las dos consolas de aquella generación. La decisión era importante porque, al contrario que sucede ahora, la mayoría de los juegos de un sistema no salían para el otro, y en los pocos casos en los que ambas consolas contaban con un mismo título podían llegar a ser versiones distintas. Tenemos un claro ejemplo en el juego de Aladdin, donde pese a compartir título, el juego era prácticamente distinto.

console-wars-nintendo-vs-sega

Esta situación nos empujaba a tener que justificarnos continuamente por la decisión tomada, y para ello no había mejor forma que despotricar de la consola de nuestro vecino y alabar la nuestra. Lo que nunca reconocíamos era la envidia que nos producía ver los saltos de Mario en la casa de nuestro amiguete o las carreras de Sonic, según el caso. Porque sí, lo cierto es que tú sabías que habías elegido bien, y que el tonto de Cristian tenía peor consola que tú, pero aun así te morías de envidia cada vez que ibas a echarte una carreras de Mario Kart en su salón, y él también cuando le invitabas a disfrutar de la violencia y la sangre de Mortal Kombat.

Mega Drive y Super Nintendo han sido consolas con una personalidad muy marcada y bien diferenciada. Lo cierto es que esta rivalidad, esta “guerra”, fue positiva para todos. Bien que lo disfrutamos, jugando en casa o en la casa del vecino, solos o acompañados, a SEGA o a Nintendo, pero jugando al fin y al cabo.

Console+wars_89d934_4979045Después llegó Sony y su PlayStation, destronando a SEGA y sentando una nueva rivalidad con Nintendo. En esa generación las disputas y la tensión venían de la mano de la Play 1 y la Nintendo 64, pero esa es otra historia…

El cambio fundamental vino años más tarde, cuando Sony y Microsoft buscaban fidelizar a sus usuarios gracias a sus flamantes máquinas, tratando de crear una identidad propia. Lo cierto es que nunca han llegado al grado que sus predecesoras, en parte porque ambas compañías ven la industria con los mismos ojos o también porque cada día cuentan con menos juegos exclusivos. Podríamos decir que ambas compañías, con sus respectivas consolas, están hechas de la misma pasta, pero con diferente molde.

Arturito cada vez estaba más enfadado y frustrado, se notaba en el color de su cara, por momentos más roja. Veía como se acercaba a mí con intención de hacerme callar de un empujón, pero yo no callaba ni debajo del agua. Era su manera de arreglar las cosas cuando no podía ganar a alguien con argumentos. Estaba dejando sin argumentos a ese pobre patán y, por fin, todo el patio sabría que Mega Drive era superior a Super Nintendo.

Arturo se preparó para la hostia pero, en el último momento, Ana Lacalle interrumpió toda conversación con un pitido que provenía de un ladrillo gris. Todos nos acercamos curiosos a ella y le preguntamos: “¿Qué es eso?” Ella, sonriente, contestó: “Una Game Boy, y estoy jugando a Pokémon. ¿Veis ese bicho? Se llama Charmander y tira fuego”.

d64d39ce0b2268d43b3170b8614f384b

La discusión terminó, ya no importaba que consola tuviéramos en casa, porque todos queríamos esa consola portátil. Había una nueva guerra dialéctica: ¿Cuál era mejor Pokémon inicial: Charmander, Bulbasaur o Squirtle?