Si la Cosa Funciona El Secreto de sus Ojos está en la Celda 211

whatever_works.jpgPrimeramente voy a referirme a la película de Woody Allen, Si la cosa funciona. Este film posee un lenguaje cinematográfico excelente, conteniendo a Woody Allen en su máxima expresión. Qué pequeña es la raza humana (mini gusanos) y que pequeño es el mundo, esto es Si la Cosa Funciona (Whatever Works, 2009) . El protagonista de la película, Larry David (Seinfeld, 1989), es Woody Allen, es un auténtico autorretrato de su filosofía. Un hombre de conocimientos notables venido a menos se dedica a ganarse la vida dando clases de ajedrez. Fue nominado hasta para un premio Nóbel, estaba casado con una mujer bella, gozaba de buena situación económica. ¿Algún vulgar ser humano desearía algo más? No, todo el mundo se conformaría, pero él no se conforma, está convencido de que la especie humana se desintegra a una velocidad de vértigo y que el caos siempre está presente. Por un lado arde en deseos de morir y por otro es un hipocondríaco. Y es que al fin y al cabo desde que nacemos estamos muriendo, ¿no es cierto? ¿O todo es vida? Si algo es indiscutible es que, sin saber exactamente si existe el más allá o “del polvo venimos y en polvo nos convertiremos”, lo que está meridianamente claro es que pasamos mucho más tiempo en la “no vida” que en la vida. El no poder contestar todas las preguntas sin respuesta es lo que nuestro protagonista no podía soportar.

Además, existe una relación más que evidente entre la historia de nuestro protagonista y el espectador. Existe connivencia. En este sentido, Woody Allen juega con esa mirada del espectador. Hay miradas a cámara, a los ojos del que ve. Hay complicidad, y puede conmover o enfadar; puede crear indiferencia o puede irritar, pero es destacable, juega con las sensaciones. Si la cosa funciona quien sabe lo que puede pasar, y si no funciona, pues tampoco. El relativismo y el conocimiento de lo poco que sabemos acerca de nuestro mundo y de donde nuestro mundo queda inserto (el universo) es el leit motiv de este buen film que cuanto menos dice mucho o más bien nada, según se quiera ver. La importancia radica en el estímulo imprevisible que pueda crear en el espectador.

cartel-nuevo-de-el-secreto-de-sus-ojos.jpg¿Qué ven los ojos y cómo se pueden utilizar? Básicamente es posible ver y mirar, que son cosas diferentes. No deben existir los apriorismos, todo puede ser, todo escapa a la retina porque no hay nada seguro. Misterio, crímenes, acción pura, relajamiento elegante, amor, veracidad, deseo y venganza. La vida queda retratada en la magnífica película de Campanella, que seguro, es una de las mejores películas del año. Se va en un sorbo, en un respiro. El ritmo es inexorable, como el tiempo. El tiempo da como resultado la vida, la historia. Y la historia que se muestra en El Secreto de sus Ojos retrata el paso del tiempo, la lucha contra fantasmas del presente, presente que posteriormente será pasado. Por tanto, también refleja la lucha contra los fantasmas del pasado. Queda algo pendiente, algo que resolver, algo que todos los días viene a la cabeza. Un amor y un asesinato marca al personaje (Ricardo Darín) y casi no se da cuenta de que la vida pasa. El secreto de sus ojos sorprende por la delicadeza del fondo y de la forma, por la poesía, por la lírica, en definitiva, por como queda tratado el cine. Es un cine aterciopelado, elegante, inteligente, conmovedor y finalmente sorprendente. ¿La puerta queda abierta o cerrada? ¿Qué es una puerta abierta y otra cerrada? ¿Qué simboliza? Simbólicamente lo es todo. Es la duda, la certeza o la certeza de la que finalmente se duda. El Secreto de sus Ojos es una auténtica maravilla que enaltece el arte del cine, ese arte que juega a ser Dios.

Y una puerta cerrada puede representar aislamiento e inmovilismo, como la puerta de una celda carcelaria. Una celda que huele a depresión y a muerte. Celda 211 es destacadísima, y aquí sobresalen indudablemente dos factores: el ritmo frenético del film y la celda-211_cartel_peli.jpgactuación inmejorable de Luís Tosar (“mala madre” en la película). Derroche de profesionalidad y de veracidad por parte de Luís Tosar, que llega al espectador e impresiona como personalidad. Celda 211 es un film de Daniel Monzón, cineasta que no lleva muchos trabajos a este nivel. El resultado visual es el de una calidad estética inmejorable: los matices en los colores, el juego entre rapidez y lentitud en el movimiento de la cámara y las imágenes y algunos excesos cinematográficos hacen de este un film arriesgado pero cuyo total no se ve afectado. Lo difícil es que un film de este estilo entre directamente en el “hall of fame” de los géneros de cárceles y prisiones. En Celda 211 se plantean problemas ligados íntimamente al ser humano. ¿Quién es más peligroso, un preso o un funcionario de la prisión? Es una pregunta muy relativa, depende del preso y depende del funcionario o “mandamás” de la cárcel (Antonio Resines). Depende de los niveles de corrupción existentes que, por cierto, en el film se nos muestra desde la perspectiva del cineasta el funcionamiento de una cárcel española y también se nos muestran esos niveles de corrupción, que existen tanto entre los presos; entre los funcionarios de la cárcel y el gobierno; y entre los mismos presos y los funcionarios. El azar, el sentido de la justicia, la problemática de la libertad y las relaciones entre seres humanos, así como la reivindicación de una clase social determinada se unen en unas secuencias espectaculares y de un ritmo incontenible.

Si la cosa funciona es un reflejo del pensamiento de su creador, Woody Allen, y a parte de ser divertida y de contener grandes dosis de entretenimiento trata un fondo muy profundo. El Secreto de sus Ojos es una obra maestra que contiene todas las virtudes del mejor cine, contiene todos los ingredientes. Trata fundamentalmente sobre la nostalgia, los asuntos sin resolver y las obsesiones. Uno de los ingredientes estrella que hacen que este film sea más que extraordinario es un aspecto técnico, hablo del que pudiera ser uno de los mejores planos secuencia que se han filmado en la historia del cine. Monumental, no se puede explicar, hay que verlo para creerlo. Y una vez contemplado es tarea difícil comprender con qué medios han podido hacer semejante maravilla. Por otro lado, Celda 211 es de un poder visual impresionante, puede convertirse desde ya en un clásico y contiene un lenguaje cinematográfico que funciona a la perfección.

Pero, ¿qué es lo interesante de relacionar estas tres películas que pudiera parecer, no tienen nada que ver entre sí? Precisamente lo interesante es que existe un punto en el que convergen estas tres obras. Las tres pasean por el género humano en su más íntima expresión. Llevan al ser humano al límite y resumen la vida. Y esto es como para estar más que de enhorabuena, porque resumen lo que es el cine: un instrumento que le permite al cineasta mostrar la vida tal y como se ve desde una perspectiva concreta y elegida.

Fichas técnicas

Whatever Works

Si la cosa funciona

whatever-works-david-wood.jpg

Año 2009.
Duración 92 min.
País EE.UU
Director Woody Allen.
Guión Woody Allen.
Fotografía Harris Savides.
Reparto Larry David, Evan Rachel Wood, Henry Cavill, Patricia Clarkson, Michael McKean, Kristen Johnston, Ed Begley Jr., Cassidy Gard, Yolonda Ross, Lyle Kanouse, Steve Antonucci, James Thomas Bligh, Chris Nunez.
Productora Sony Pictures / Wild Bunch / Gravier Productions.

El Secreto de sus Ojos

el-secreto-de-sus-ojos1.jpg

Año 2009
Duración 126 min
País Argentina
Director Juan José Campanella
Guión Juan José Campanella, Eduardo Sacheri
Música Federico Jusid, Emilio Kauderer
Fotografía Félix Monti.
Reparto Ricardo Darín, Soledad Villamil, Guillermo Francella, Pablo Rago, Javier Godino, José Luis Gioia, Mario Alarcón, Mariano Argento, Ricardo Cerone, David Di Nápoli.
Productora Coproducción Argentina-España; 100 Bares / Tornasol Films / Haddock Films / Telefe

Celda 211

celda211.jpg

Año 2009.
Duración 110 min.
País España.
Director Daniel Monzón.
Guión Daniel Monzón, Jorge Guerricaechevarría (Novela: Francisco Pérez – Gandul).
Música Roque Baños.
Fotografía Carles Gusi.
Reparto Luis Tosar, Alberto Ammann, Antonio Resines, Carlos Bardem, Marta Etura, Vicente Romero, Manuel Morón, Manolo Solo, Fernando Soto, Luis Zahera, Félix Cubero, Joxean Bengoetxea, Jesús Carroza.
Productora La Fabrique de Films / Morena Films / Telecinco Cinema / Vaca Films.

Acertijo en el título del artículo (mis felicitaciones para el que lo resuelva).