Shadow of the Colossus

ColosoNo he podido evitar el esbozar una sonrisa tonta al ver como el personaje andaba por el templo, donde llace una chica y del que procede la voz del tirano que nos envia a combatir contra esas pobres moles peludas.

Pasear por el campo ofrece una de las sensaciones de violencia interna más logradas en un videojuego, tu chica llace medio muerta y su única salvación es que acabes con unas moles colosales. Los movimientos del caballo son reales hasta en lo que al control respecta, en ningún momento eres el caballo -como ocurria con el Epona- derecha e izquierda para las riendas y X para azuzarle y que corra más rápido. Pero a medida que vas progresando en el juego y la búsqueda de los colosos es cada vez más larga 15 minutos de juego pueden hacerse eternos.

A lo largo del basto mapa al que nos enfrentamos sólo encontraremos al coloso al que la voz del templo nos ha encomendado, y esto puede llegar a ser agobiante. Pero esta sensación termina al encontrar al coloso, una mole descomunal que deberemos trepar, en ocasiones ayudados por el caballo y la libertad de movimientos y habilidades que podemos llegar a cabo con el, como por ejemplo ir de cara al coloso y ponernos depié sobre el caballo para efectuar un salto y agarrarnos a la cabellera del coloso para treparlo en una lucha feroz y clavar nuestra espada en sus puntos débiles.

Shadow of the colosus está mas cerca de una obra arte que de un videojuego, como en el Nombre de la Rosa, te tragas el vagar por el desierto sin ningún enemigo para encontrarte con uno que lo es todo. Me encanta escalar colosos! Y pringarme la cara con su sangre.

shadow

Si buscas un juego con el que pasar el rato este puente sin que acabe con tu vida social Shadow of the colossus es el indicado.