Safe As Milk

Captain Beefheart & his Magic Band -1967

safeasmilk.jpgCaptain Beefheart, es decir, Don Van Vliet, es un personaje peculiar que ha destilado arte a raudales, sirviendo de referencia a varias generaciones. En el rincón de la música, especialmente, ha construido una cimentación muy especial, y gran parte de esa construcción ha sido gracias a su banda mágica, banda compuesta por Alex St. Clair Snouffer, John French y Jerry Handley. En Safe As Milk esta es, por lo menos, la formación, tocando los recién nombrados la guitarra, la batería y el bajo respectivamente. Captain Beefheart se encarga de la voz, la armónica y un instrumento de percusión llamado bass marimba, parecido a un xilófono. El primer trabajo, que es el que se trata, es un auténtico mito a nivel musical, que toca el rock psicodélico y sesentero, aunque con matices de los 50, tratando los sonidos de una forma que se sale de lo normal. El conjunto se compone de 12 pistas, pero existen al menos 7 más que se añaden a algunas ediciones del elepé que son de obligado nombramiento, como por ejemplo la que da título al disco, que no fue incluida en la selección final.

Con Sure ‘Nuff ‘N Yes I Do nos metemos de lleno con la dinámica del disco, cuyas melodías nos envolverán en los restantes minutos que ocupa el conjunto. El ritmo, alejado de un mundo que no merece tal sonido, y todos los demás complementos, proporcionan un deleite puramente de los 60. Zigzag Wanderer es un conglomerado espectacular, compleja y quizá con más fuerza que la anterior. El riff de guitarra, los coros y el ritmo, junto a la lírica, lo más destacable. En Call On Me Captain Beefheart y su banda mágica hacen un alarde de posibilidades sin precedentes, bebiendo de un eclecticismo que roza lo inimaginable. Es impactante ser consciente de todo lo que se puede lograr con la música. Un solo hacia el final se va apagando poco a poco encendiéndose el viento e irrumpiendo con fuerza. Dropout Boogie es uno de los temas más impresionantes del disco. La voz de Beefheart es el rugido de lo desconocido. El efecto, rompedor y psicodélico en varias ocasiones (bass marimba) hace que recordemos inevitablemente el origen de una banda como Pink Floyd. Parece que Frank Zappa también se encuentre presente en el estudio de grabación. I’m Glad es atemporal y puede producir un shock. Los 50 resuenan en el ambiente y los golpes producidos por las válvulas del altavoz retumban en las paredes. Nos envuelve una luz tenue, un coro, la pajarita y el traje. El disco no tiene límites. La elegancia se intercala con el suelo rasgado. Por el contrario, con Electricity lo hipnótico es doblemente hipnótico. Increíble. La psicodelia extrema junto a ritmos endiablados y la distorsión hace sucumbir al todo y a la nada. La línea de bajo acongoja. Yellow Brick Road, de un claro enfoque folk, exquisito, por cierto, comienza con una presentación hablada. Y llegamos a la surrealista Abba Zaba, con toques avant gardé. La percusión atípica y los ritmos orientales sugiere sucesos paisajísticos variados. Plastic Factory, donde la armónica está muy presente, es una pista de una calidad insuperable con una voz de Captain Beefheart indescriptible. Where There’s Woman comienza de forma muy tranquila y, ciertamente, es posiblemente la obra más preciosista del elepé, aunque contiene unos cambios de ritmo propios de la naturaleza del álbum. Grown So Ugly contiene retazos rock n’ roll blueseros clarísimos. Hacia la mitad de la pista la banda mágica nos regala uno de los mejores momentos del disco, con cambios permanentes de estructura y de forma de proceder. El broche de oro lo pone Autum’s Child, hipnótica y con un riff de guitarra que se intercala con los arranques de Beefheart. Autum’s Child, espectacular, cierra uno de los mejores discos de todos los tiempos sin discusión alguna.

Y fuera de la selección, como bonus tracks, se quedan joyas como Safe As Milk, una canción ciertamente increíble, que bien hubiera merecido encontrarse entre las elegidas. La batería y la voz están mejor que nunca, y la guitarra ejecuta unos punteos delirantes. Buena parte del tema es instrumental e incluso improvisado y el resultado es sobresaliente. On Tomorrow, Big Black Baby Shoes, Flower Pot y Dirty Blue Gene también se encuentran fuera de la selección del disco, junto a Trust Us y Korn Ring Finger. Todas ellas son de un enfoque totalmente instrumental. muy próxima a la filosofía Frank Zappa. La excepción a este prisma instrumental es Trust Us, excepcional, de una gran extensión y con cambios de estructura geniales; y Korn Ring Finger, la última pista, que hace gala del sonido de la armónica unido a melodías psicodélicas con una percusión idónea a platillo.

Decir que Ry Cooper toca la guitarra y el bajo en Abba Zaba y Grown So Ugly respectivamente; Russ Titelman se encarga de la guitarra en Autumn’s Child; Milt Holland toca en Zig Zag Wanderer y Dropout Boogie un tambor xilófono (log drum) y en Abba Zaba percusión adicional; Taj Mahal toca percusión adicional en Yellow Brick Road; Sam Hoffman se hace cargo del theremin en Electricity y posiblemente en Autumn’s Child. En las demás canciones, las del bonus, también varía la instrumentación.

Safe As Milk es el primer álbum de estudio de Captain Beefheart & his Magic Band, y como curiosidad, Don Van Vliet (Beefheart) compone casi todas las letras de las canciones de Safe As Milk junto a Herb Bermann, un amigo. Dos álbumes después del debut, saldría a la luz otra obra maestra de Captain Beefheart, que sería producida por el sello discográfico creado por Frank Zappa (Straight Records). Este disco sería Trout Mask Replica (1969). Meridianamente claro se puede deducir, una vez escuchada y analizada la música de Captain Beefheart, en especial, Safe As Milk, que la música siempre tiene algo nuevo que ofrecernos, y que ese algo nuevo puede ser muy bueno. La originalidad en su máxima expresión enviste en Safe As Milk.