Retroanálisis: Digimon World (PSX)
El mundo está en peligro y lo tienes que salvar

Si creciste en los 90, seguro que conoces o has oído hablar de Digimon, la franquicia japonesa que marcó a más de una generación. Pese a que la fama de la franquicia se debe principalmente al anime, su origen se da en un videojuego: Digimon World para PSX.

Para la sorpresa de muchos, este videojuego de 1997 es el responsable de que muchos de nosotros de pequeños quisiésemos ser un niño elegido. Y para los que conocimos Digimon por el anime y más tarde jugamos a alguno de los juegos de la franquicia, nos encontraremos con varias cosas chirriantes en este juego, como que Gabumon no digievolucione a Garurumon o que algunos digimon no estén presentes como Gomamon o Gatomon. Sin embargo, antes de empezar este retroanálisis es necesario que olvidemos todo lo que sabemos de Digimon, ya que Digimon World es el precursor del anime.

En primer lugar, de este juego hay que destacar el azar con el que tendremos que lidiar durante toda nuestra aventura y más adelante comprenderéis por qué.

Tras ver la cinemática introductoria, nos encontramos con Jijimon en el Mundo Digital junto a nuestro primer compañero digimon: Agumon o Gabumon, según lo que hayamos respondido en las preguntas previas que nos habrá hecho Jijimon. El juego en esencia es como un Tamagotchi pero con objetivos. Debemos criar y entrenar a nuestro digimon para que se haga más fuerte y digievolucione para, poder luchar contra otros digimon y hacer que se unan a la ciudad porque, como no, el mundo está en peligro y lo tienes que salvar.

Hasta aquí todo parece sencillo, ¿verdad? Pues te equivocas. Cuando consigues digievolucionar a tu digimon por primera vez te saldrá (muy probablemente) un Numemon y a la segunda también.

Tras unas 10 horas de partida, te vas dando cuenta de cómo funciona el juego, que tienes que tener en cuenta no solo los parámetros de HP, MP, fuerza, etc. sino también, el peso, los fallos y la felicidad de tu compañero, y a veces, ni por esas logras la digievolución deseada. ¿Por qué digo que ni a la primera ni a la segunda vez? Porque los digimon viven unos 12 años en el juego si no consigues que digievolucionen a nivel megacampeón, algo tan random como complicado. Pero vayamos por partes:

¿Qué pasa cuando tu digimon muere? Que debes volver a criar otro digimon desde que nace del digihuevo. Lo bueno es que no pierdes el progreso que has hecho en la ciudad, ya que según vas reclutando a otros digimon la ciudad va ofreciendo nuevos servicios, lo que facilita la crianza de los siguientes digimon. Cuando nuestro compañero nos abandone, Jijimon nos dará a elegir un digihuevo entre los 4 que hay disponibles.

¿Por qué digo que lograr que digievolucione a nivel megacampeón es random y complicado? Porque los parámetros necesarios son difíciles de alcanzar sin que nuestro digimon nivel campeón muera en el intento y, a veces, puede que digievolucione sin tan si quiera cumplirlos, todo depende de la suerte que tengamos.

Dejando de lado el tema de la digievolución, hay determinados objetivos que le añaden algo más de dificultad al juego. Para reclutar a Monochromon debemos ayudarle en la tienda que regenta consiguiendo 3000 bits de beneficio en 8 horas del juego, 8 minutos en la vida real. Este desafío consiste en vender objetos a determinados digimon con los que deberás regatear hacia arriba o abajo. Si el juego quiere, puede que lo consigas a la primera o también puede que te pases más de una tarde intentándolo. Y sí, es tiempo de vida que tu digimon pierde.

Por otra parte, también nos pasaremos un buen rato entrando y saliendo de algunas pantallas para que aparezca algún digimon con el que debemos luchar para que se una a la ciudad. Estamos hablando de que aparecen 1 de cada 25 veces que visitas el lugar en concreto y esto, al igual que muchas cosas más como los parámetros necesarios para conseguir el digimon que quieres, solo lo puedes saber con una buena guía al lado en todo momento.

Finalmente, mencionar lo típico sobre los jefes finales: asegúrate de llevar todos los objetos de curación y de maná posibles. Por muy fuerte que sea tu digimon te harán falta, creéme.

Sé que a algunas personas Digimon World les puede parecer tedioso, pero las cosas que nos ofrece este juego de hace 20 años, hoy en día es difícil de ver. Tenemos la parte tamagotchi, pero también tenemos que conseguir reclutar otros digimon para que nos ayuden, pescar, explorar y hasta coleccionar cartas e intercambiarlas por objetos. Seguro que esto último no solo a mí me habrá recordado a la época de los cromos y los tazos.

Eso sí, no me olvido de los que jugaron en su día en PSX este desesperante pero maravilloso juego. Seguro que no solo ellos conocen el famoso glitch que bloqueaba como… la mitad del juego, que, aunque podías pasártelo igualmente, lo hacía más complicado. (Los que lo habéis hecho, tenéis mi respeto y enhorabuena).

En conclusión, Digimon World es un juego que todo amante de los videojuegos debe incluir en su bagaje cultural en algún momento de su vida y es recomendable hacerlo con una guía al lado. Y si os quedasteis con ganas de más, tenéis en la generación actual la segunda parte de este videojuego bajo el nombre de Digimon World: Next Order, además de otros títulos de la franquicia.