+1 para 2k

Cuando piensas en un simulador piensas en NBA. O al menos eso hago yo. Porque, ¿qué mejor sensación que jugar a un juego que es realista (a ver, si, tiene bugs como cabezas de rinoceronte de grandes, pero bueno todos los juegos los tienen) pero al mismo tiempo ofrece una experiencia divertida, profunda y completa?

Pues sinceramente, a mi modo de ver, NBA 2K16 es el mejor simulador deportivo que ha existido jamás. Completo, divertido, realista, con una duración ilimitada, modos de juego que enganchan a más no poder, novedades muy jugosas, poder picarse con colegas de muchas maneras y sobre todo sentirte dentro de la NBA.

Para empezar, como viene siendo habitual en la franquicia, el título tiene muchos modos de juego. El primero, y al que más importancia se le da, el modo MyCareer nos invita a crear un jugador (nosotros mismos) para llevarle desde el instituto a la gloria de la NBA pasando por la liga universitaria. Lo cierto es que la inclusión de una historia como dios manda en un juego de deportes le viene que ni pintado a este modo, y aunque no tiene giros de guión sorprendentes ni personajes memorables, sí que cumple bien su cometido y sirve de introducción a lo que será el modo carrera convencional con nuestro jugador para poder llevarlo a ser el mejor de todos los tiempos (tiembla Scalabrine).

Modos multijugador

Incluido en este modo MyCareer encontramos otros dos modos multijugador muy entretenidos sobre todo si tenemos colegas que tengan el mismo juego: ProAm y MyPark.

El primero nos hace crear un equipo con todo lo que ello conlleva (camisetas, pabellones y escudo) mediante un potentísimo editor en el que podremos hasta subir fotos y personalizar todo a tope, para después jugar hasta con 5 amigos en lo que serían partidos convencionales con reglas NBA y ascender en una clasificación Online.

Gameplay NBA 2k16

El modo MyPark por su parte lleva a nuestro jugador del modo MyCareer a un parque enorme en el que se encuentran unas cuantas pistas y que sirve a modo de sala de encuentro para jugadores online con los que podremos aliarnos para jugar al Rey de la pista en canchas 2vs2, 3vs3 y 4vs4. Con colegas este modo resulta entretenidísimo, sobre todo al ir desbloqueando VC (moneda del NBA 2K) y comprando perks, mejoras y ropa chula.

Luego están los típicos modos que no podían faltar: el partido rápido, el modo MyLeague (liga personalizable también online) y el modo MyGm, que viene a ser el modo manager de toda la vida, en el que adoptamos la posición del director deportivo de una franquicia y deberemos cumplir objetivos, traspasar jugadores y convertir a la franquicia en una ganadora. Como novedad, podremos cambiar las franquicias de ciudad, pudiendo también editar su escudo, equipaciones y pabellón.

El último de los modos y, personalmente, el que más enganchado me tiene, es MyTeam, que no es más que el Ultimate Team del FIFA pero adaptado y con algunas opciones, en mi opinión, muy interesantes. Podemos batirnos en duelos 2vs2 con nuestros jugadores en El Reto, derrotar a cada equipo de la NBA consiguiendo sobres y desbloqueando recompensas en Dominación y Dominación Histórica (lo mismo pero con equipos que hicieron historia), o jugar desafíos variados con diferentes recompensas. Este año además se incluyen como novedad los cromos dinámicos, que cambian su media a medida que los jugadores se lesionan o juegan mejor en la temporada NBA real.

1438870898-media

 

Como veis hay NBA para rato. Pero no todo son modos de juego. Cada uno tiene una complejidad asombrosa, y cuando te cansas de uno, te vas a otro y así hasta que te das cuenta de que tu vida se está quedando atrapada y ya no sales, pierdes el trabajo y tu novia te ha dejado y… ejem… sigamos.

En lo que respecta a gráficos, NBA es LO MÁXIMO. Todos los jugadores (si, hasta Cameron Bairstow) están recreados a la perfección. Tal es el grado de detalle, que el otro día me quede mirando para la calva de Kobe y se le veían cicatrices. Flipante. Las animaciones son muy suaves y preciosistas y el público y los árbitros están muy bien animados. Como única pega, que nuestro jugador creado en MyCareer no esté muy logrado y desentone entre tanta cara fotorrealista. Las gotitas de sudor, los gestos característicos de los jugadores, las caras al hacer esfuerzos, reflejar alegría o tensión… BRUTAL.

La banda sonora está bien, y es la más extensa de su historia, pero (para mi gusto) la calidad no es tan grande como otros años, aunque sí es cierto que tiene temazos desde Wiz Khalifa hasta Selena Gómez pasando por M.I.A o Calvin Harris. Notable.

Y por último, lo que nos importa a los jugadores: la diversión. Yo solo os diré que no he jugado a ningún otro juego desde que me lo agencié en su fecha de salida (29 de septiembre). Y creedme, juego bastante. Es abrumadoramente divertido y sobre todo adictivo hasta el punto de que cuando te pones entre ceja y ceja comprarte el cromo de Blake Griffin o esa camiseta tan chula de los Bulls, no paras. NO. PARAS.

Resumen: si te gusta la NBA es más que obligada la compra, y si te molan los deportes y quieres probar, no existe mejor simulador.