Mass Effect

massevehiculo.jpg

Hará alrededor de dos años que llegó a mis ojos un nuevo concepto de los RPG. Una idea salida de los hornos de BioWare que apostaba por un ambiente de ciencia-ficción, una historia cuidadosamente hilada y miles de posibilidades para jugarla. Hablo de Mass Effect, que en aquel entonces pertenecía a Microsoft Game Studios. Pero no, llegó noviembre de 2007, pasó noviembre, y pasaban las semanas y mi estantería tenía todavía el hueco de Mass Effect. Por alguna razón, no me lo compré. Sin embargo, en una de estas épocas de escasez de ideas y títulos destacados hice un viaje a Game para ver si por casualidad había uno, y en marzo de 2008 decidí meterme de lleno en el proyecto de Casey Hudson. Sin embargo, no me pasé el juego de una tacada; de hecho, he ido jugando poco pero progresivamente, hasta que hace unos días acabé la historia principal, a pocas semanas antes de la salida de su propia secuela, esta vez ya publicada por EA.

screenshot_176464809_1192059156.jpg

Mass Effect está claramente influenciado por novelas, películas e incluso cómics y demás historias de ciencia ficción. El propio Hudson (director del proyecto) decía haberse inspirado en películas como Blade Runner, Alien, Star Wars o Star Trek. Todo corre en un ambiente espacial extraterrestre, en el que el ser humano se ha expandido por la galaxia y se ha relacionado con otras razas alienígenas. Una de las características más abrumadoras del ex-título de Microsoft Game Studios es la manera en que se ha creado un contexto galáctico, con detalles cuidadosamente ideados, desde la creación de toda la galaxia hasta el diseño de artilugios, razas, y demás. Digamos que es como una red que envuelve toda la historia y que hace que se sustente y no caiga en la monotonía y el tópico de la ciencia-ficción. Siendo de la raza humana, eres el comandante Shepard, cuyas características habrás de elegir a tu gusto, como en cualquier RPG. Además, ya empiezan a repercutir en la historia de este personaje elementos como su propio pasado, que también es elegido por el jugador. En Mass Effect es difícil que, a pesar de tener el mismo hilo argumental, existan dos partidas iguales, pues cualquier elección, ya sea previa o póstuma al presente, repercute en el desarrollo de la historia. La primera decisión que tomarás será elegir tu personaje (masculino o femenino), en el que puedes escoger al protagonista ya creado por el juego o crear uno nuevo. Más adelante, escoges su clase, entre las que se encuentran Soldado, que potencia el armamento y las habilidades de combate; Adepto, cuyo poder principal es la biótica; Ingeniero, que se centra en el uso de la omni-herramienta y la tecnología (hackear droides, sabotear armas enemigas, …); Centinela, que mezcla la biótica con la tecnología; Vanguardia, que complementa la biótica del adepto con las habilidades de combate; e Infiltrado, que combina el armamento del soldado con la tecnología. Así pues, existen tres ramas principales (biótica, tecnología y combate) y tres combinaciones de ellas, convirtiéndose en seis clases. Esto influye muchísimo en el estilo de juego del jugador, si es más de entrar a saco o de manipular a los enemigos e inhabilitarles, y, por supuesto, desbloquearás un tipo de logros u otros, acorde con la elección de tus dotes.

masseapunta.jpg

Entre las especies más comunes se encuentran los turianos, los asari, y los salarianos; además de especies como los krogan, los quarianos y los humanos. Todas ellas forman una extraña comunidad en la que, a pesar de ser aliados unos con otros, son distantes y egoístas, y evidentemente, buscan el triunfo de su propia raza sobre las demás. Y es por este motivo por el que “el superhéroe tiene que salvar al mundo esta vez”. Un miembro de la alianza (formada por todas las especies y cuya sede está en La Ciudadela, representada por El Consejo) empieza a entablar relación con una raza superior, los segadores, una de las más antiguas y poderosas en el juego. Este miembro renegado (cuya raza es turiano) se llama Saren, y será el villano principal que habremos de combatir para evitar que triunfe en su ayuda a los segadores de controlar la galaxia. Junto a él se encuentra un ejército de seres inorgánicos (androides), una raza denominada Geth, que tratan a los segadores como divinidades, y a Saren como a su profeta, por lo que te pondrán las cosas difíciles a la hora de frenar el ataque de los adversarios.

Para ello, te harán comandante de una fragata espacial, la Normandía, y podrás escoger un equipo de compañeros que se irán uniendo a tu tripulación, cuyas habilidades serán diferentes entre sí. De ahora en adelante designaremos dicho equipo con el apelativo de pelotón.

De aquí en adelante, el jugador tiene libre elección del método que empleará para perseguir a Saren, pudiendo seguir en el orden elegido los planetas que visitará para completar la misión principal, y complementándola con multitud de misiones secundarias.

massealien.jpg

Y es éste otro de los puntos a favor de Mass Effect: la duración, pues en total la misión principal y algunas secundarias rondan las treinta horas de juego. Por supuesto, las misiones secundarias (tareas) que realices, o no, repercuten más adelante en la historia principal, de modo que poco a poco cada jugador va definiendo su propio juego, con los actos que realiza y el modo de actuar. Pues otro de los rasgos el título de BioWare, y que lo etiqueta de RPG, es la capacidad de elección y moral del personaje. En las conversaciones, que son muchas, suele haber una respuesta bondadosa, otra neutra e indiferente y otra grosera y/o egoísta. Esto incrementará tu barra de Virtud o Rebeldía, en función del tipo de contestación que escojas. Quizá una de las pegas que le pondría a esta primera parte de la saga es que, teniendo muchos diálogos y un guión de película (pues Mass Effect es más una película interactiva que un cuentecillo de naves y extraterrestres en forma de videojuego, como la gran mayoría del género RPG de ciencia/ficción), no está doblado al castellano, y los subtítulos te provocan no poder ver siempre las pantallas cinemáticas.

Y hablando de pantallas cinemáticas, mientras jugaba pude darme cuenta de que tenía delante uno de los juegos más bellos hasta la fecha. Los gráficos inconmensurables tratan la iluminación de una manera especial, algo que en un título de estas características es primordial, ya que existen muchas ocasiones en las que aparecen efectos luminosos como neones, flashes y luces fugaces. Además, entre las opciones del juego podemos editar estos gráficos, añadiendo un “efecto película” que le da un filtro granulado al juego, dando sensación de proyección; y un “efecto blur” increíblemente bueno, que da inmersión y más espectacularidad en las escenas de acción.

Enlazando con el tema de la acción, Mass Effect combina una cámara objetiva situada detrás del personaje (muy influenciada por Gears of War, diría yo) a media altura junto un estilo cinematográfico visible a la hora de correr, tomar cobertura y realizar movimientos de combate, visible en First Person Shooter’s, y no es lo único que toma del género. El HUD implica una barra de vida de cada miembro del pelotón, así como tus niveles de medigel (unidad de botiquín y elementos sanitarios) y granadas, así como el estado de tus escudos. Además, se sirve de una ruleta para la selección de armas y habilidades bióticas ya vista antes en juegos como Resistance: Fall of Man. Todas estas características que toma prestadas de otros géneros hace mucho más llevadera la espesura de un RPG, dándole un enfoque de acción realmente espectacular.

Otro de los pocos “peros” de Mass Effect serían los tiempos de carga y animaciones de transición, especialmente en ascensores o viajes de larga distancia, en los que en ocasiones se acompaña una radio para amenizar, pero sigue dando un aspecto pesado y prolongado. Por otro lado, en muchas ocasiones el juego tarda en procesar texturas, apareciendo la imagen sin texels. Las primeras veces lo perdonas, pero acabas renegando contra el mapeado de texturas al ver la cara de Garrus (un turiano de la tripulación) como si fuese una estatua de cera. Estos problemas se suelen dar a la hora de dar equipo a un miembro del pelotón, o al bajar del vehículo Mako.

Para terminar, hago una síntesis diciendo que ha quedado muy al nivel de mis expectativas, pues había leído una crítica muy buena del juego. Combinando acción y aventuras con RPG, Mass Effect se convierte en una película digna de ser experimentada. Quizás ya lleguéis un poco tarde, pero recordad que dentro de poco llega la segunda entrega de la saga, la cual espero impaciente, y seguiremos viviendo aventuras junto al Comandante Shepard, esta vez de la mano de Electronic Arts.