Los Duelistas

Ridley Scott -1977

los_duelistas-1.jpg

Esta es la película de la semana, disfrútenla.

Los Duelistas es una película fantástica y la Ópera Prima del excepcional y rentable director de cine Ridley Scott, director, por otra parte, que se le conoce por películas extraordinarias a la par que comerciales como Blade Runner (1982), Gladiator (2000) o American Ganster (2007). Alien, el Octavo Pasajero (1979) o El Reino de los Cielos (2005) son otros de sus filmes. No escribo para discutir sobre la notable filmografía de Scott, que por otro lado, como se puede obervar, está llena de muy buenas películas (y otras no tan buenas). Lo que no se podrá discutir es el tinte épico que poseen y su éxito que, prácticamente todas, sin excepción, consiguen. Por eso precisamente Ridley Scott gusta mucho a la industria cinematográfica de Hollywood. Pero se podría decir que Scott, en Los Duelistas, era puro. ¡No os llevéis las manos a la cabeza! Me refiero, que su primera obra es de una pureza impresionante, no que él sea impuro en el resto de sus películas. Los Duelistas es, en parámetros normales, de corta duración, ya que no dura mucho más de hora y media de visionado, y la pureza de la que hablaba es observable desde el primer minuto, la primera escena, en donde se puede apreciar el sonido de dos espadas golpeándose. Es una auténtica maravilla, el ritual del duelo se convierte en liturgia en su máxima expresión, y Keith Carradine y Harvey Keitel bordan sus respectivos papeles. El conjunto global es de espectáculo imagen a imagen, fotograma a fotograma.

La trama es la siguiente: dos personajes que se encuentran de alguna manera enrolados al ejército francés napoleónico se baten en duelo en las diferentes etapas del ejército francés de principios del S. XIX. Las causas del duelo nunca llegan a conocerse, ya que los motivos que se intuyen y se pueden observar no son ni mucho menos suficientes como para batirse en duelo una y otra vez. Por tanto, el leitmotiv del film son los duelos, y la clave de la misma resulta ser el por qué de esos duelos. Esto último es algo que el espectador debe interiorizar con su propia mirada, de ahí una de las grandezas de la obra. Es cine de verdad. Por otro lado, el carácter de los personajes son muy dispares entre ellos. Son dos caballeros, uno encarna la templanza y el otro la rabia. Sosiego y desasosiego luchan, existiendo siempre un equilibrio que nunca llega a decantarse. ¿Para qué lado se decanta, si es que se llega a decantar? Esta ahí no voy a llegar, pero lo que sí que os puedo decir es que vale mucho la pena disfrutar de esta obra, en la cual la belleza alcanza un nivel de perfectibilidad casi absoluta.

La fotografía, el guión impecable, el rigor y la absorción visual conforman la base de un gran trabajo cinematográfico. Me atrevería a decir que esta, la primera gran obra de Ridley Scott, se nos aparece como lienzos pintados con maestría. Estas pinturas quedan conectadas una tras otra para acabar con El Caminante sobre el mar de nubes, de Caspar Friedrich.

The Duellists

2677217027_d5a2dd0ac6.jpg

Año: 1977.
Duración: 101 min.
País: Reino Unido.
Director: Ridley Scott.
Guión: Gerald Vaughan-Hughes (Novela: Joseph Conrad)
Música: Howard Blake.
Fotografía: Frank Tidy.
Reparto: Keith Carradine, Harvey Keitel, Edward Fox, Albert Finney, Cristina Raines, Robert Stephens, Tom Conti, Diana Quick, John McEnery.
Productora: Paramount / Enigma Productions. Productor: David Puttnam.