Punk, skate y rebeldía: lo que Tony Hawk me enseñó
Skate & destroy!!

Le debo mucho a los videojuegos pero si hay alguno al que le deba más que al resto ese es a la saga de Tony Hawk Pro Skater, el (ahora) rudimentario juego de skate. A el le debo lo que soy y lo que tengo pues sin el probablemente no hubiera conocido el punk y sin el punk sería un cretino.

Sin Tony Hawk no conocería Sex Pistols, no conocería a los Ramones y la pasión por estas dos bandas  no me habría animado a formar la mía propia, no habría transitado los mismos bares, y no conocería la misma gente. Con seguridad me faltarían la mitad de los amigos, los mejores, incluso no habría conocido a mi pareja, mi compañera. Muchas cosas le debo a Tony Hawk, tantas como para escribirle un artículo, en mi opinión más que merecido.

Me consta que no solo a mi me pasa esto, hay una generación de punks, rockeros, skaters, etc. que creció con este juego. A muchos nos arrastró hacía los skateparks, a otros simplemente les enamoró su estética y su actitud. Una nueva generación de fans del skate nacía. Pero también caló muy hondo la música que acompañaba al juego.

skaters

De aquellos polvos, estos lodos. La muchachada disfrutando del patín.

Desarrollado por Nerversoft (los del logo del ojo arrancado) y distribuido por Activision Tony Hawk Pro Skater nació en agosto de 1999 para Playstation desde donde fue portado a N64, Dreamcast e incluso N-Gage. El juego fue todo un éxito de critica al conseguir que el jugador pudiera realizar trucos y movimientos de skate similares a los reales en un entorno 3D. El control era accesible y divertido y el diseño de niveles aun sigue grabado en nuestra retina es especial el primer nivel: Warehouse. Nació en el momento perfecto el skateboarding y su estética (y los deportes extremos en general) estaban muy de moda al igual que las consolas 64 bits, cualquier cosa nueva en 3D era susceptible de sorprender.

Con el tiempo se convirtió en una franquicia de éxito que vendió millones copias y pasó a ser una de las sagas de los videojuegos más famosa y más rentable. El juego tenía su mítico modo Carrera en el cual teníamos que conseguir unas cintas y objetos escondidos por el mapa, coleccionar las letras de la palabra SKATE antes de que se acabara el tiempo y hacer más de “x” puntos. En el juego podíamos hacer prácticamente, y con cada entrega más, cualquier truco que los skaters pudieran imaginar: aerials, flips, grinds, manuals, etc. Y combinándolos de las maneras más locas. Con las últimas entregas el nivel de fantasía llegó a unos extremos exagerados aunque la diversión continuaba aumentando pero dejando atrás ese regustillo a simulador que luego retomó la saga SKATE.

Las portadas de los cuatro primeros Tony Hawk. Los de Playstation.

Se añadieron también los modos Trick Atack y los míticos Graffiti y HORSE. El primero era un 1 vs. 1 en el que con cada truco que hacías sobre cualquier elemento del mapa se quedaba de tu color. Podías ganar también las zonas de tu rival y ganaba quien controlaba más zonas. El segundo es un juego mítico entre los skaters, el juego del burro de toda la vida aplicado al skateboard, quien hace el peor truco (en este caso el de menor puntos) pierde y se le añade una letra hasta que completa la palabra entera (HORSE). La cantidad de horas y piques con los amigos que nos dieron estos modos son incontables.

Parte fundamental del juego eran los skaters y las pistas. El juego contaba con un plantel bastante completo de los mejores skaters del momento, la mayoría de ellos repitieron en las siguientes entregas. Además de Tony Hawk, Campbell, Muska, Burnquist, Reynolds, Rowley, Caballero, Mullen, Margera… entre otros. Los héroes del patio. por otra parte estaban los escenarios una de las patas principales del juego. Seguro que los que habeis jugado a la saga recordáis Wharehouse (THPS1), School II (THPS2) o Foundry (THPS3) alguno hasta lo recordareis como la palma de vuestra mano. Los niveles eran míticos y divertidos, con zonas ocultas y con un montón de elementos del terreno para hacer trucos.

Foundry (THPS3)

Pero si el diseño, el gameplay y la estética eran partes fundamentales del juego la cuarta pata, quizás la más importante, fue la música. La banda sonora de los Tony Hawk fue/fueron una de las demostraciones de mayor gusto musical que se haya visto en la industria del videojuego. Punk, Rock y Hip-Hop, letras criticas y comprometidas, irónicas y divertidas. El acompañamiento perfecto para patinar, en la consola o en el skatepark. En una época en que Internet ni los ordenadores eran lo que son hoy en día, la música de los Tony Hawk nos permitieron conocer un montón de bandas que en nuestros países eran desconocidas o que habían sido olvidadas. AFI, Los Ramones, Rage Against The Machine, Dead Kennedys, Motörhead, entre varias, son algunas de las bandas que conocimos jugando al videojuego. Con un montón de temáticas y reivindicaciones que conocimos o refinamos: antimilitarismo, feminismo, antifascismo o simplemente puro hedonismo. Un canto de cisne antes del del salto al individualismo y al nihilismo millenial, al hedonismo de la estética y al imperio música prefabricada que hoy domina.

Por todo el enorme valor que creemos que tuvo en su día y para que no caiga en el olvido le dedicamos este artículo a la saga de Tony Hawk y a su banda sonora, la cual vamos a analizar detenidamente. El que ya la conoció podrá volver a disfrutar de ella y los neófitos disfrutarán al conocer a varias de las mejores bandas de todos los tiempos. Ya veréis que hay diamantes en ella:

Warehouse (THPS)

 

La música en Tony Hawk Pro Skater


Antes de empezar a comentar la banda sonora del primer Tony Hawk hay que mencionar que según la versión del videojuego el tracklist puede variar, especialmente entre las primeras versiones de juego, la versión PAL o NTSC, N64/PS1 y por supuesto entre el juego original y el remaster. En cualquier caso la playlist es una de las mas míticas de las bandas sonoras de los videojuegos, un hilo conductor en forma de punk, animado, loco, la perfecta excusa para patinar, vamos a ver por que. Comienza por Police Truck de los Dead Kennedys, una declaración de intenciones, irónica y sucia police truck es todo un himno antipolicial, el juego nos deja bien claro que lo de quedar bien con todo el mundo no va con ellos ni con el punk. fuck the police. Continua el disco con Villified de Even Rude, un rock metal muy al estilo de la época con coqueteos con el hip-hop y una linea de bajo movidita. Después viene el temazo de este disco Superman de Goldfinger, la mítica bada ska-punk todo un referente de los skaterpunks que crearía escuela.  Ese mix de guitarra en limpio haciendo los rifa asincopados del ska con distorsión y una batería más próxima al reggae que al punk con un bajo contundente y secciones de viento, un sonido único y todo un himno para una generación. Le sigue Jerry Was a Race Car Driver con su Primus, un tema muy al estilo funk de Jannes Adiction y Red Hot Chili Peppers pero con un cantante con una voz muy característica y una sección final metalera bien dura. Una macarrada de canción como lo es también Screamer/Nothing to Me de Speeddealer no más de un minuto de guitarras distorsionadas. Continua con otro temarraco el Cyco Visión de Suicidal Tendencies rabioso hardcore perfecto para montar un buen pogo o para patinar cabreado. Le sigue mi canción favorita de este disco, New Girl de The Suicide Machines ska punk bien duro y contundente, acelerado con una linea de bajo casi imposible de seguir y unos berridos de furia que es imposible no corear. Después viene el rock metal-alternativo-progresivo-melodico (defínalo como quiera) de The Ernies y su Here and Now, otro temazo. Al igual que el Euro-Barge de The Vandals, un tema que es imposible disociar de Tony Hawk Pro skater, riff de batería machacon y palm mute guitarrero, el combo infalible, le sumas un buen estribillo y un solo de guitarra como puente y voilá: temazo. Cierra la playlist Commited de Unsane, noise rock de nueva york con unos toques hardcore muy cercanos al mundo del skate, el cierre contundente. Media horita de Punk y Rock.

 

Banda sonora de THPS1 completa (se recomienda escuchar mientras se lee el artículo)

 

La música en Tony Hawk Pro Skater 2


La banada sonora de la segunda entrega de Tony Hawk es para la mayoría del público la más mítica y la más recordada. No les falta razón pues a lo largo de los casi 49 minutos de playlist hay auténticos himnos generacionales. Empieza la OST con la intro del juego: nada más y nada menos que Guerrilla Radio de Rage Against de Machine, una de las bandas irrepetible de la historia del rock. Letras combativas y riffs de guitarra únicos. Le sigue otro de los grupos recurrentes de las bandas sonoras de los Tony Hawk, Papa Roach, en esta ocasión con Blood Bloothers y su mítico punteo que se repite como un leitmotiv a lo largo de la canción, afilada y pegadiza, un temazo. Continúa Bring the Noise, un temazo que mezcla hip-hop y metal de la mano de Antrax y Public Enemy. Turn it up! Bring the noise! La siguiente canción de la lista es el Pin The Tail On The Donkey de Naughty By Nature, la canción con más flow de todos los Tony Hawk, una base pegadiza (parecida el Insane in the Brain) con largas lineas de rapero por encima. Ésta deja paso a unos veteranos del punk, Bad Religión (You), grupo mítico con años de carrera a sus espaldas, letras políticas y reivindicativas, voz rasgada y un sonido sucio, sencillo pero efectivo. Le sigue When Worlds Collide de Powerman 5000, la banda del hermano de Rob Zombie: rock industrial, guitarras y voz grave un poco al estilo de Rammstein o Marilyn Manson, tiene además un riff sincopado bastante pegadizo, sorprendentemente. A continuación una de mis canciones favoritas de esta playlist junto a Guerrilla Radio, No Cigar de Millencolin, una banda clásica del punk rock, letras melódicas, guitarras con lineas de octavas doblando el riff principal (tan típico en el punk rock de los 90), un tema ampliamente recordado por todos los que jugamos a Tony Hawk Pro Slater 2 . La siguiente canción, B-Boy Document 99 de The High & Mighty, es una sucesión de ritmos, scratches y rimas ritmo de beat. Continua Dub Pistols con su Cyclone otro grupo de hip hop con bases al jamaicano estilo Dub muy pegadiza especialmente el estribillo: You got me runnin in a cyclone!!. Vale, es el momento del temazo de este THPS2: May 16 de Lagwagon. Letra melancolica acompañada por el ritmo constante y machacon de la batería, la distorsión bien alta, las octavas acompañando al ritmo principal y ese punteo tan mítico, imposible no salir a patinar, mover la cabeza o empezar un pogo. Le guillen el hip-hop macarra de Styles Of Beyond en Subculture y el punk rock hardcore de la banda británica Consumed y su Heavy Metal Winner, otro temazo perfecto para hacer pogo, mosh, jump style o lo que sea que se baile ahora. Como se puede apreciar la banda sonora predomina el hip-hop pero especialmente el punk, otro representante de esta rama son los Swingin’ Utters y su canción Five Lessons Learned, una guitarra puntea, la otra le hace el ritmo y el cantante con su voz rasgada punk ™ nos da la motivación extra. La BSO se va cerrando con el rap-metal de Alley Life Feat. Black Planet en su Out With The Old -me encanta como queda la base metal con las rimas por encima y toques de scratch por detrás, algo que se ha perdido y que estéticamente es una maravilla.  Y para terminar el Evil Eye de Fu Manchu, quien sabe si un guiño al logo de Neversoft. La canción más sucia de esta banda de hard rock californiano es un colofón perfecto para terminar una playlist casi perfecta.

Banda sonora de THPS2 completa

 

La música en Tony Hawk Pro Skater 3


La banda sonora del tercer Tony Hawk es una brutalidad. Variada en letras y estilos pero con una contundencia imposible de olvidar. Comenzaba el juego con la intro de la mejor manera posible con el mitiquérrimo Ace of Spades de Motörhead (Grande Lemmy Kilmister que el cosmos lo tenga en su gloria) . Velocidad, dureza, toda una declaración de intenciones de lo que estaba por venir. Casi una hora y diez de música empezaba la playlist por The Boy Who Destroyed The World, un temazo de la época punk de A.F.I. antes de pasarse estéticamente y musicalmente al emo. Le seguía otro clásico Amoeba de The Adolescents con ese sonido sucio y puro  old school a más no poder. Continua con Wish de uno de los grupos que mejor encarnan la época de estos videojuegos, Alien Ant Farm, ese coqueteo del punk y del rock con el metal que tantas alegrías nos dio y que tanto echamos de menos. Sigue la BSO con un tema melódico el Not The Same de Bodyjar, uno de mis temas favoritos de esta OST que nos encandila como una sirena con es alinea de voz melódica acompañada por el ritmo de la batería el palm mute y las octavas de las guitarras, clásico del punk rock melódico. El tema duro del disco lo trae CKY con su 96 Quite Bitter Beings, duro, machacon, guitarrero, mi mente lo asocia directamente con el nivel de la fundición. Defendiendo el get down viene If You Must del grupo de Hip-Hop Del The Funky Homosapien, rimas y scratch al estilo de los 90. Después le toca al punk hillbilly de Guttermouth (I’m Destroying the World), violines guitarras y banjos acerados, moonshine para todos yihaaaa! Más duros vienen House of Pain con su I’m A Swing It dejando claro quien manda en el barrio. Al contrario KRS-One feat. Nyce y su Hush nos cantan que llevar los cochazos y las joyas no te hacen mas duro, staying true. Salimos del hip-hop brevemente con el animado Pulse de The Mad Capsule Markets para pasar a las rimas de The Nextmen ft. Soulson en Amongst The Madness y su beat, con un scratch al más puro estilo bronx. Por otro lado en Cut Chemist Suite de Ozomatli lo que predomina es el ritmo funky de su base, las trompetas y el bajo disco, todo el ritmo con Ozomatli y su voz grave. Le sigue uno de los temas más míticos de la historia de la música, la génesis del punk, el Blitzkrieg Bop de los Ramones. La primera vez que escuché la canción enseguida me quedé enganchado a su rifa y su pegadiza letra hey Ho Lets go! El siguiente tema no se le queda atrás: Fight Like a Brave de Red Hot Chili Peppers, no es el tema más funk del grupo pese a los esfuerzos de las lineas de bajo de Flea, un tema gitarrero con mucho coro hooligan, mucho rap y como no un solo de guitarra demencial. Continua Let’s Get Dirty (I Can’t Get in Da Club) de Redman mucho sintetizador en las bases de este temazo autodescrito en su titulo. De todos es sabido la pasión por la música surf de los skaters y no se podía quedar esta banda sonora sin su tema, no es Dick Dale pero The Reverend Horton Heat nos da la dosis de punteos de reverb y tremolo que necesitábamos con su I Can’t Surf. El temazo rock del disco lo trae Rollins Band con su What’s the Matter Man, delicioso. El disco lo cierran el Paparazzi de Xzibit, celebre posteriormente por presentar MTV Tunning/Pimp my ride, y otro de los totems del punk-rock: Zebrahead y su Check, punk acelerado y estribillos melódicos y pegadizos. Difícil terminar mejor. Como veis una selección variada y redonda. Sin espacio para la melancolía ¡Duro y a la encía!

 

Banda sonora de THPS3 completa

 

Dejaremos aparte la cuarta entrega de la saga (THPS4) y los Tony Hawk Underground puesto que sus playlists son amplísimas -llegó el DVD y el espació para meter música se multiplicó- y nos ocuparía demasiado tiempo y espacio (y esto ya se está alargando demasiado). Si hay interés en ellas podemos dedicarle otro artículo en el futuro. Solo tenéis que pedirlo.

 

En conclusión, Tony Hawk Pro Slater y sus continuaciones fueron unos juegos que consciente o inconscientemente enseñaron a una generación entera con su estética y su música un deporte y un estilo de vida vanguardista basado en el esfuerzo, la camaradería y la rebeldía. Expresado a través de sus canciones criticas y ácratas y su gameplay y diseño el cual demostraba un mensaje rebelde contra la autoridad y lo socialmente establecido. Sus niveles representaban zonas abandonadas o zonas urbanas a conquistar, los enemigos la policía y la rancia sociedad que prohibía el skate. Un canto a la libertad y la libertad de expresión que fue desgraciadamente diluyéndose conforme avanzó la franquicia. A la altura de Tony Hawk Underground 2 el juego ya no era lo que fue en su génesis, ni en estética ni en mensaje.

En cualquier caso la huella y las enseñanzas de este videojuego en mi generación fueron más profundas de lo que la cultura general se atreve a reconocer. Cantera en lo musical y un buen introductor en cuanto a lo ideológico, es de justicia alabarlo y recordarlo con cariño. Nos queda, eso sí, lamentar que las nuevas generaciones no tengan una franquicia como ésta que les enseñe aunque sea mínimamente a ser un poquito ácratas. Gracias Tony Hawk.

Tony Hawk

Uno de los mejores skaters de la historia y frontman de esta franquicia que lleva su nombre