Let It Bleed

The Rolling Stones -1969-

50b1d98c18.jpgEste disco de The Rolling Stones es uno de los trabajos más importantes de los 60, siendo una obra de matices única que intercala de forma precisa el country, el blues y el rock. Diez discos tuvieron que grabar -si contamos las ediciones de estados unidos- antes de crear Let It Bleed, el disco redondo de The Rolling Stones, cuyo nombre parodia a otro gran disco, en este caso de The Beatles, Let It Be (1969). En Let It Bleed coincidirán varios factores que resultarían decisivos para el resultado final del disco: el primero de los factores, la última colaboración de Brian Jones y el comienzo de Mick Taylor; el segundo de los factores, implicaciones como la de Robert Johnson; y el tercer factor, se acaban los años 60.

La primera canción, Gimmie Shelter, es una de las mejores canciones del disco, de los 60, y de la historia. El riff es absolutamente genial y los punteos de guitarra apabullantes, por no hablar del coro, de una calidad extrema. Luego escuchamos un tema de Robert Johnson, Love in Vain: se trata de una joya acústica, en la cual se denotan retazos blues y country (mandolina incluida) que producen un profundo deleite. Country Honk es una pieza country de gran calidad donde se puede observar claramente las influencias musicales de Mick Jagger y Keith Richards. Live with Me es un tema de rock ‘n roll donde destaca el piano y el saxo y que tiene un trasfondo bluesero esencial para The Rolling Stones. Ahora vendría la quinta canción, Let it Bleed, un grandísimo tema con un ritmo de piano que sostiene la voz de Mick Jagger. A Let it Bleed le precede Midnight Rambler, la cumbre del Lp. Vendría a ser la primera canción de la cara B. Midnight Rambler es impresionante. Casualmente cuenta con una de las pocas colaboraciones de Brian Jones en el disco, y se nota. El ritmo de percusión (de la cual se ocupa el mismo Brian Jones) y batería es realmente excepcional. Midnight Rambler es un tema donde se atisba el blues, el country y el R&B. Sobre el minuto dos el ritmo resulta cambiante de forma progresiva permitiendo a nuestros paladares saborear uno de los mejores manjares musicales de los que puede darse cabida. Los cambios de ritmo de esta canción son magníficos y los punteos de guitarra únicos. Decir, como curiosidad que, en este tema, Mick Jagger toca el arpa. Después escuchamos You Got the Silver, que también cuenta con la colaboración del fallecido y co-fundador de la banda británica Brian Jones. Con una clara base de blues, You Got the Silver sirve casi de introducción a Monkey Man, un magnífico tema muy al estilo de la influyente banda; riffs y punteos con el sello Rolling Stones y ritmos propios del blues. La última canción del disco es You Can’t Always Get What you Want; tema sublime en el cual destaca el coro celestial del comienzo y la gran composición acústica y vocal.

Let it Bleed es, sin duda, uno de los mejores discos de la historia y, posiblemente, el mejor de The Rolling Stones. La banda británica tuvo en la segunda mitad de los 60, con Aftermath (1966), Between the Buttons (1967), Their Satanic Majestic Request (1967), Beggars Banquet (1968) y el comentado Let it Bleed (1969), su etapa más dulce y prolífica; y se podría decir que la mejor, amén del magnífico Sticky fingers (1971). Let it Bleed es una obra maestra con maravillas como Gimmie Shelter o Midnight Rambler, que hacen de este, uno de los mejores trabajos de música.