Led Zeppelin II

Led Zeppelin – 1969

ledzeppelin34.jpgObra póstuma del rock, Led Zeppelin II es el segundo disco de estudio de la banda compuesta por: Jimmy Page a la cabeza (guitarrista), Robert Plant (vocalista), John Paul Jones (bajista) y John Bonham (batería). Este genial grupo, pionero en el hard-rock-blues de primer orden, grabó alrededor del año 1969 uno de los mayores tesoros musicales que existen. Se trata del disco que desbancó a otra obra maestra, Abbey Road (1969) de The Beatles.

La primera canción es Whole Lotta Love, cuyo riff de guitarra es de los mejores de la historia, puede que el mejor. De lírica sugerente, en Whole Lotta Love se lleva a cabo la utilización de efectos con la ayuda del theremin (uno de los primeros instrumentos musicales electrónicos y el primer sintetizador de la historia). También se perciben ritmos orientales y un punteo de Jimmy Page que resulta ser extraordinario. Después escuchamos What is and What Should Never Be, de estructura compleja. Es un tema muy técnico, de mucha calidad, donde en cierto momento los británicos hacen efectiva tanto la técnica del contrapunto como un rasgueo de guitarra en mono y estereo, jugando así con el oído del receptor. The Lemon Song es muy buena, con riffs y punteos cercanos al mito.

Además, posee rasgueos, matices y solos de guitarra cambiantes. En algunos momentos el ritmo de bajo se hace realmente acuciante. Thank You es un tema extremadamente bueno, de muchísima calidad, y se convierte posiblemente en las raíces de un género rock que florecerá más tarde, a lo largo y ancho de los 80, y en algunos casos -véase The Raconteurs- a lo largo de los 90 y el nuevo milenio. Heartbreaker es un tema épico, todo un clásico del rock. El riff de Heartbreaker sorprendería si fuese de cualquier otro guitarrista, pero no sorprende si es J. Page el que lo ejecuta (el sonido que consigue es arrollador). Robert Plant ofrece una pequeña muestra de su calidad vocal; Page saca a pasear su guitarra. Ligada a Heartbreaker se escucha Living Moving Mad, un tema que comienza con un gran cambio de ritmo de batería respecto a la anterior pista, y en el cual se pueden observar similitudes con otro inmenso grupo de rock contemporáneo a Led Zeppelin, Credence Clearwater Revival. En Ramble On, el grueso de la canción esta sostenido por el sonido de la guitarra acústica, la rítmica. Es de textura puramente rock, con buenas dosis enérgicas. Después de Ramble On, Moby Dick, otro clásico absoluto del rock. Con un riff magnífico, este tema instrumental (con un buen trabajo del batería John Bonham) forma parte de las grandes gestas de la historia de la música. La última canción y la que cierra el álbum es Bring It On Home, que funciona como broche de oro. Se trata de un tema de blues-country, por supuesto, con armónica incluída, que posteriormente se transforma en rock ‘n roll en su máxima expresión. Escuchando Bring It On Home se puede llegar a la conclusión de que no hay palabras para describir la grandeza de Jimmy Page.

La banda, fundada en 1968, es una de las mejores de la historia del rock. De gran parte del éxito tiene culpa el que fuera guitarrista de The Yardbirds, que es clave para el sonido de Led Zeppelin. Estos, han vendido más de 300 millones de discos y, en este caso, queda totalmente justificada dicha cifra estratosférica. La guitarra de Jimmy Page debe acompañar a la voz de Robert Plant y viceversa, no se debe concebir de otra manera. Por otra parte, Led Zeppelin reinventó el género del blues y goza de muy buenas influencias, tanto literarias -con Tolkien como máximo exponente (véase Ramble On)- como musicales, con grupos como The Who, Donovan, Love o Moby Grape. Con discos como los cuatro primeros de estudio (llamados Led Zeppelin I, II, III y IV de forma consecutiva), Houses of the Holy (1973) o el doble Physical Graffiti (1975), esta banda ha supuesto ser una de las más influyentes de la historia del rock y, el álbum Led Zeppelin II, se coloca en la cima del rock junto a otras pocas obras.