LAS MEJORES PELÍCULAS DEL AÑO 1/2

Más de uno pensará “¿Una lista de lo mejor del año a estas alturas? ¡Eso es tan diciembre 2012…!” Pero hay buenas razones para hacer la lista en abril, no sólo porque es ahora cuando Warclimb resucita con fuerza, sino porque gran parte de las películas más interesantes del año pasado no se han estrenado en España hasta principios de este año. “¡Pues bájatelas de internet, que ahí sí que estaban antes!” dirá el mismo de antes, que ya se está poniendo un poco pesado. Pero un servidor prefiere la experiencia plena de la sala de cine. Listo, que eres un listo…

10. LOS VENGADORES

vengadores-warclimb
Whedon propone una alternativa al blockbuster modelo anquilosado y testosterónico de Michael Bay, y a la épica grandilocuencia de la variante Peter Jackson. El gran acierto de Los Vengadores es el tono: juguetón, festivo, nerd, irónico, con toques de humor arriesgadísimos (el hecho de que la batalla final contra el villano se resuelva con un gag es de quitarse el sombrero). El choque de franquicias, por separado pusilánimes, da lugar a algo más que un simple dream team de cachas, propiciando un hilarante choque de enfoques: el afectado dramatismo branaghniano de Thor vs el sarcasmo cool de Iron Man vs el conservadurismo naif de El Capitán América…

No será una película profunda que revele verdades conmovedoras sobre las vicisitudes del ser humano, pero tampoco lo eran Regreso al futuro o Indiana Jones. Un festín de adorable diversión que te hace rejuvenecer un mínimo de 10 años durante su visionado.

9. DE ÓXIDO Y HUESO

rust-and-bone-2
La de Marion Cotillard en De óxido y hueso es probablemente la mejor interpretación femenina de los últimos años. No entraré a valorar por qué ni siquiera ha sido nominada al oscar mientras que hemos tenido que ver cómo Jennifer Lawrence lo recogía por su floja interpretación en la poco memorable El lado bueno de las cosas. Pues es un trabajo que (al igual que el de Michael Fassbender en Shame el año pasado) está por encima de entregas de premios y demás memeces. Lo es, no porque su personaje tenga una minusvalía, sino precisamente porque su interpretación está totalmente al margen de ello. Marion interpreta a una mujer, no la minusvalía de una mujer (que sería lo fácil, y por desgracia por lo que los intérpretes suelen ganar sus galardones), interpreta las mutilaciones que no se ven, en esta sincera, hermosa e imperfecta historia sobre dos personas que han llegado a donde están dando bandazos, pero eso les ha servido para encontrarse.

8. EL CABALLERO OSCURO. LA LEYENDA RENACE

The-Dark-Knight-Rises-4
Para los fans de Nolan es un fastidio cada vez que se anuncia que su próxima película será otra de Batman en lugar de un sorprendente thriller laberíntico como El truco final u Origen. Al propio Nolan no le debe motivar mucho el personaje, pues The Dark Knight Rises no tiene mucho de película de Batman y el susodicho aparece en apenas 3 escenas en toda la película. En su lugar es un irresistible thriller multi trama sobre una ciudad sitiada, una mirada hacia el caos y la anarquía en tiempos en los que el caos y la anarquía resultan tan apetecibles. Todas las virtudes del cine de Nolan se encuentran aquí, incluso esa recién adquirida en Origen para conmover con una mínima pincelada de luz (ese epílogo) en medio de un mastodóntico mural de oscuridad.

7. ANNA KARENINA

CAH-Anna-Karenina-2
Tras sus fallidos intentos (El solista y Hannah) de medrar en Hollywood Joe Wright vuelve a casa. Vuelve al drama romántico británico de época con el que se ganó su estatus con las extraordinarias Orgullo y prejuicio y Expiación. Vuelve no de manera totalmente triunfal pues ha provocado una lógica división tanto entre la crítica como entre el público debido a lo extremadamente arriesgado de la propuesta. Wright juega a su antojo con el concepto de espacio y tiempo como nunca se había visto en el cine. El riesgo es tal (conversaciones coreografiadas como si de un ballet se tratase, escenarios transformándose alrededor de los personajes, puertas que teletransportan a la estepa siberiana…) que puede considerarse un logro que la película no caiga constantemente en el ridículo. Tan agresiva es la propuesta que por momentos amenaza con devorar al relato, a los personajes. Por ello, es quizás en su parte central, cuando las florituras formales ceden todo el protagonismo al desarrollo de la trama, cuando la película funciona a pleno pulmón. Una obra artísticamente voraz, desatada, con más de un momento espléndido.

6. THE MASTER

themaster-warclimb
Paul Thomas Anderson es el legítimo heredero de Kubrick y de esa capacidad tan perturbadora de provocar extrañeza y desasosiego ante lo puramente humano. Esa capacidad de desautomatizar la realidad y que lo cotidiano se nos presente como amenazador, inhóspito y desconocido, ayudado al igual que en There Will Be Blood por la magistral banda sonora de Johnny Greenwood, a la vez primaria y posmoderna como un grito al cielo.

Es aplastante la brillantez de Anderson a la hora de trabajar cada plano, de construir cada secuencia como si fuese una obra independiente con sus propias reglas estéticas y narrativas, como si de una instalación artística se tratara. Provoca la sensación de estar siendo manejado por una inteligencia superior que te pone a prueba y te obliga a clavar tu mirada sin pestañear, como el personaje de Philip Seymour Hoffman (colosal) hace con Joaquin Phoenix (colosal) en la propia película. Para un buen viaje trascendental yo me subo sin duda al barco de Paul Thomas Anderson antes que a la barquita con tigre de Ang Lee y su panfletillo misticista.