La Noche más Oscura: la polémica está servida Tercera y última parte

Decepcionante

Por fin ví la película y leí la carta detenidamente. En mucho de lo que dice Wolf estoy de acuerdo. Guantánamo es una especie de Santa Inquisición del S. XXI, eso ya se sabía desde antes del estreno de La Noche Más Oscura. Una vez vista la película solo se me ocurrían opiniones cinematográficas, mi cabeza no iba más allá. Y debo decir que si, me parece que está muy bien filmada, con un férreo guión, una correcta estructura, pero no mucho más. En general me dejó frío, no me sobrecogió, y carece de ritmo. Quizás la parte más meritoria es hacia el final incluyéndolo. Las secuencias de los Seal, de noche, entrando en las casas, donde solo vemos en visión nocturna, como ellos. Casi nos ponemos en su piel y además observamos varios asesinatos arbitrarios solamente por descartar que el que ha muerto sea o no Bin Laden. Por otra parte, el final abierto está muy logrado y le da cierta significancia filosófica al discurso cinematográfico.

Más tarde de ver la película leí el reportaje que apareció en el magazine semanal de El País, del que ya hemos hablado. El contraste con la carta me hizo ver varias cosas. Me llamó la atención la general ambigüedad de Bigelow y el guionista Boal cuando hablan de la supuesta “veracidad” en los hechos, o cuando se les pregunta por si han recibido información clasificada. Desde aquí reprocho eso de que no han recibido “conscientemente” información clasificada. ¿Qué es eso de “conscientemente”? La respuesta es si, no, no contestar y explicar o no el porqué de tu respuesta. Pero claro, admitir esto sería peligroso y comprometido. Por último, a mí no me decepciona que el filme sea progobierno o nacionalista, eso es más bien previsible. Incluso no me decepciona que Bigelow, tanto en su obra como en sus declaraciones, se muestre presumiblemente a favor de un tipo de tortura. Lo que realmente me decepciona es que no esté a la altura de lo que yo esperaba de ella. Es decir, me decepciona -haciendo alusión a lo dicho por Wolf- que pierda en la comparación con Riefenstahl. El arte puede ser precioso o espantoso; el arte puede invocar bondad o maldad; puede justificar la vida y la muerte, pero sigue siendo arte.

tumblr_mm1ske3fO91qjnz97o2_500

El Triunfo de la Voluntad (Riefenstahl, 1935) es una obra maestra terrible, escalofriante y que puede producir náuseas para alguien con un mínimo de humanidad, pero es una obra maestra. La Noche Más Oscura no es tal, aunque si un interesantísimo documento visual a partir del cual realizar multitud de reflexiones en torno al porqué de este estreno en 2012 y todos y cada uno de los objetivos que se pretenden con esta cinta.