La Máquina del Tiempo (II). La evolución publicitaria de SEGA en los 8 bits

Saludos amigos. Tras las demandas de los fanáticos de Sega, el rincón de Cranky tenía un compromiso que cumplir. Largas horas he pasado en mi hemeroteca particular, revisando y escaneando revistas antiguas para satisfacer la nostalgia de los segueros de pro. Y ahora vuelve la Máquina del Tiempo, para goce nostálgico de tirios y troyanos. Si tuvieron una máquina de Sega, este anuncio les va a gustar. Y si tuvieron una de Nintendo (como fue mi caso) también, porque les va a recordar las sucias maniobras del enemigo.

Con el análisis de esta publicidad intentaremos mostrar el cambio desde ese estadio inicial, de publicidad podríamos decir “informativa”, de línea clara y mensaje evidente, a un momento diferente. El de la publicidad más moderna, agresiva y que no rehuye el enfrentamiento con el contrario. En suma, la pérdida de la inocencia, también en el mundo publicitario. Si la otra vez nos centramos en Nintendo, en esta ocasión le tocará el turno a Sega.
Trataremos de mostrar la evolución habida entre 1992 y 1994 en los anuncios de los 8 bits de Sega.

Pues nada lector. Deja tus sticks, tus mandos modernos, tus preocupaciones, tus polígonos y tus juegos modernos aparcados. Y si esto te parece una niñería, recuerda de nuevo que un día fuiste un niño. Comenzamos.

¿Recuerdan 1992? Los Juegos Olímpicos y algunos programas televisivos que nos marcaron de por vida. Creo que fue en aquellos años cuando algunos de nosotros descubrimos los videojuegos. Por lo menos, así fue en mi caso. ¿Qué pasaba con Sega? Obviando a la todopoderosa Mega Drive, la máquina más impactante del momento, Sega publicitaba su portátil, con el color como mejor baza, y su otra máquina de 8 bits con la que hacer frente a la dominadora NES. Mayo de 1992.

mayo-1992_2.jpg

mayo-1992b_2.jpg

Esto es un anuncio clásico, de los que se enseñan en las clases de Publicidad. Exposición del producto, precio y juegos. Como mucho, se utiliza a Spiderman para vendernos la consola. ¿A quién no le gustaba Spiderman de pequeño? ¿A quién le gusta de mayor? Son preguntas retóricas. Otro buen ejemplo de la publicidad de Master System.

noviembre-1992-c_2.jpg

noviembre-1992-d_2.jpg

Esta publicidad es de noviembre de 1992. Las cosas han cambiado. Sólo un poco. Curioso que aparezca bien en grande “la consola de videojuegos al alcance de todos”, quizás había que recordar las posibilidades democratizadoras del mercado. Si a ello unimos un pack pelado, únicamente con Alex Kidd, por 9.000 pesetas, podemos entender el esfuerzo de Sega por introducirse en el mercado de los 8 bits, con un precio muy competitivo. Por cierto, que eso de “la mejor consola para echarte unas risas” ahora igual no les diga nada, pero si lo comparan con anuncios posteriores, convendrán conmigo que muestra la etapa infantil de Sega.

¿Y de la Game Gear? Nos encontramos de nuevo con una publicidad objetivista, dónde se expone el producto sin mayores complicaciones. Fíjense en el precio de la Game Gear, comparen con el de la Master System II y verán claro por qué todo hijo de vecino tuvo la segunda, y por qué ver una Game Gear era bastante más complicado. Se demostraba que la Master era la consola al alcance de todos.

Por lo que respecta a este anuncio de Game Gear, se hace hincapié en la posibilidad de usarla como televisión (y en la época eso era impresionante, poder ver las series en el propio cuarto era algo impensable). Vamos, poder jugar a videojuegos, ver la televisión… ¿Podía tener un niño en el 92 muchas más aspiraciones?

noviembre-1992-e_2.jpg

noviembre-1992-f_2.jpg

¿Y Nintendo, qué hacía en este momento? Pues más o menos lo mismo. En noviembre de 1992 Nintendo estaba embarcada en una campaña que se convirtió en definidora de nuestra infancia. Eso sí, como siempre haciendo hincapié en que “chicos como nosotros” debían tener esa consola. Nintendo nunca se ha preocupado de los traumas que puede crear en la gente con sus divisiones sociales. “La Nintendo mola mogollón” y el hatajo de niños repelentes (minorías étnicas incluidas) nos muestran a quién se dirigía esa publicidad. Y en el fondo, no sé qué decirles. Entre esta publicidad y alguna (de videojuegos, claro) que puedo ver por la tele ahora, no sé con cual quedarme. Entre niños repelentes y malos malotes…

noviembre-1992-k_2.jpg

Llegamos a 1993. Y el dinámico mundo de las consolas avanzaba de forma muy rápida. Juzguen ustedes.

A inicios de año Sega demostraba su doble personalidad. Si no, ya me dirán cómo juzgar un anuncio de dos juegos de Game Gear tan diferentes, y metidos en la misma página. La Sirenita y Chakan. Nada más y nada menos. Eso sería como anunciar hoy en la misma página “Imagina ser cuidadora de ancianos” y “Matanza en el Instituto/Centro Comercial”. Pero señores, es que estamos en los 90. Y creo que todo buen patriota y lector de este rincón retro sabe que la de los 90 fue la segunda mejor década de la historia, a nivel general; la primera, a nivel de videojuegos.

En el anuncio de Chakan, el vocabulario no tiene el menor desperdicio, demostrando que Sega comienza a pensar en unos compradores más adultos, que querían emociones fuertes. Seres vomitivos, técnicas retorcidas y repulsivos métodos; sólo falta que al final del anuncio anime a cortar cabezas… Menos mal que en esta época moralistas y gente de similar ralea no revisaba la publicidad. Si no, este anuncio habría visitado todos los programas del corazón. Pero bueno, los niveles de empobrecimiento mental que tenemos en 2008 tampoco se habían pensado siquiera en esta época.

En temas videojueguiles, Chakan es un ejemplo de la mentalidad arcade y adulta de Sega. Como videojuego es ciertamente bueno, pero además, transmite unos valores que difícilmente podría transmitir un Mario Bros. Y esa es la clave de la diferenciación de Sega. Y también explica que yo, que me pasé la infancia rodeado de máquinas Nintendo (por falta de presupuesto para comprar más) lleve unos meses sorprendido mientras descubro el catálogo arcade de Mega Drive. Vivan los conversos. Aunque claro, en plena época de la guerra de las consolas, de la que ya hablaremos, esta diferenciación sirvió para que a los nintenderos se nos acusara de no ajustarnos al ideal normativo de masculinidad. Es decir, de ser unos mañacos y de ir rescatando princesitas.

hb-inicios-93_2.jpg

Modismos de toda clase para acompañar a la Game Gear encontraremos en este anuncio de abril de 1993. Impresionante el dominio del lenguaje. Por cierto, ¿soy un paranoico cuando veo doble sentido en la frase “enrolláte con la portátil color más guapa de su clase y sal con ella para pasártelo en grande”? Supriman color y cambien dos palabras. Expresiones tan de la época como quedarse a dos velas, enrollarse o guay tienen su presencia en este anuncio, verdaderamente sintomático. Al final, de nuevo “sal con la más guapa”. Debe existir alguna tesis acerca de las obsesiones de Sega en su publicidad… Ya vimos anteriormente las de Nintendo, y ahora vean a Sega.

abril-1993_2.jpg

En septiembre del mismo año, no había cambiado demasiado la cuestión en la publicidad de la Game Gear. Eso sí, ya podemos ver el logotipo de “La ley del más fuerte”, lo que nos anuncia emociones fuertes… Nueva bajada de precio, hincapié en el color y las posibilidades televisivas.

septiembre-1993-e_2.jpg

No olvidemos a la Master System II. Haciendo de nuevo hincapié en la diversión, se anuncia un muy buen pack, y a un precio más que razonable. Super Monaco GP, Columns, World Soccer y Alex Kidd, por 11.200 pesetas permitían a Sega decirle al comprador de la época (más bien un pequeño, tan pequeño que no podía ni pedir una Mega Drive)que “la consola de videojuegos más auténtica te va a poner en órbita”. Vean los inicios de la ley del más fuerte con el dinamismo gráfico del anuncio, más de la mitad del cual está dedicado a motivos que irrumpen a la vista. Y ahora, acostumbrados a tiempo bala y chorradas actuales varias les parecerá una tontería. Pero hagan memoria y verá que no lo era. Casi todo el que lea esto podrá recordar algún efecto gráfico de 8 bits que le dejó anonadado semanas en su tierna infancia. En mi caso, la introducción del TMNT II de Game Boy, que me dejó sorprendido mucho tiempo, y quedó grabada en mi memoria.

mayo-93_2.jpg

mayo-93b_2.jpg

Y hasta aquí 1993. Pero en exclusiva para los lectores de warclimb, el blog interdisciplinar más selecto de la red, tres fases de bonus de este año. Vamos a ello.

Cuando yo encontré este anuncio en una Superjuegos, junto a algunos de los anteriores, me quedé verdaderamente sorprendido. Tardé mucho en entenderlo, y aún así me pareció absurdo. Aquí encontramos un buen ejemplo de un anuncio rompedor con la época. La imagen que pueden ver únicamente va acompañada de un pequeño “nosotros no somos así”, y la lista de tiendas Canadian en la parte inferior. Un anuncio de gran impacto visual cuya única innovación es la muestra brutal de violencia. Esa brutalización de la propaganda del videojuego no tenía parangón en la época. Podrán corregirme, y espero que lo hagan con sus comentarios, si recuerdan algo más violento, pero es la primera vez que recuerdo haber sido epatado emocionalmente por un anuncio; es simple y llanamente increíble que la empresa citada se atreviera (en mi opinión) con un anuncio de tal calibre en una revista dirigida al público infantil. Sinceramente, creo que puede ser uno de los hitos fundacionales de la publicidad brutalizada-violenta o como la quieran llamar.

abril-1993b_2.jpg

El segundo bonus… Pues miren, una de las ventajas de visitar esta sección retro es que van a ver publicidad de una de las portátiles más raras de la época. ¿Alguien la recuerda? Yo estuve hasta pensando en comprarla… Funcionaba con códigos de barras que generaban unos robots con unas características que se enfrentaban entre sí… No me pregunten más, porque eso daría para otro artículo. Imaginen cambiando códigos de barras de tetrabricks por el de las galletas para ganarle al robot de tu primo, alimentado con códigos de barras de canelones.

septiembre-1993-b_2.jpg

Por último, el lanzamiento más esperado del año. El 13 de septiembre de 1993 acaeció el Lunes Mortal. Y yo lo viví. Para los que hayan hecho cola para reservar GTA IV o una Wii, ya les puedo decir que esto fue más impresionante aún. En EUA, asociaciones de moralistas la liaron con la salida del juego… Para postre, salió para las consolas de 16 y 8 bits… Y buena prueba de lo que vengo diciendo, que los de Sega eran algo malévolos, es que mientras que Nintendo censuró los salpicones de sangre, Sega no lo hizo. Y así nos vacilaron mucho tiempo los segueros. Así que hijos míos, recuérdenlo. Antes de Fantasías Finales y similares, la gente ya hacía cola para jugar a juegos buenos de verdad. Como Mortal Kombat. Y no eran 3d. Viva lo retro.

septiembre-1993-f_2.jpg

Por fin llegamos a 1994, el momento en que Sega descubrió de verdad qué quería hacer con su publicidad. Vean y juzguen:

agosto-1994_2.jpg

agosto-1994b_2.jpg
Papi, ¿acaso no intenta copular el camaleón con la Game Gear? Calla niño, que estás enfermo y tómate el Prozac.

Se acabó la publicidad de Game Gear de tipo objetivista. Ya no vamos a contar lo que nuestra consola tiene y nuestro comprador obtiene a cambio de su dinero. No; ahora vamos a dejar en evidencia a la competencia, que con su Game Boy nos está ganando la partida. Hay que ser cruel para decir esas cosas. Aún recuerdo mi indignación como propietario de una Game Boy al ver este anuncio. Así, Game Gear se diferencia de otras portátiles (por no decir Game Boy), en que estás “te dejan verlas venir con un triste tono”. Se hace hincapié en la TV, de nuevo, pero haciendo sangre con la Game Boy, que no tenía ese extra, y criticando además el pobre chip de sonido de la máquina de Nintendo. Como dato, al parecer la imagen de pantalla de la Game Gear corresponde a la versión de Mega Drive, aunque no es un dato confirmado.

Por cierto, que la comunicación científica es una maravilla, y Adonías, del ficticio Instituto Federal para el Análisis de Anuncios Retro, me comenta que “hasta parece que el camaleón del anuncio de Game Gear a donde va realmente es a pegarse una buena frotadica con la máquina a la que se acerca deseoso”. Aquí lo cito, porque sinceramente, así lo creo. Miren que podría estar en posiciones el camaleón (al lado de la consola, encima), pero esa postura es más que sospechosa. Claro que jamás podremos demostrarlo, pero ahí tienen a Sega, jugando con las mentes de los chiquillos.

Con este anuncio de agosto de 1994 había llegado de verdad la ley del más fuerte. También conocida como la declaración oficial de guerra en el conflicto de los 16 bit, que hasta entonces habían sido un conflicto de baja intensidad. Aquí se acabaron las nimiedades y las tonterías, y comienza a usarse artillería pesada.

Ahora les muestro un ejemplo de la publicidad de Game Boy, unos meses antes, en marzo. Anuncio objetivista, que podría parecer… Nada más lejos de la realidad. A Nintendo le estaban poniendo las pilas, y sacaron la mala leche a relucir, pero en plan pasivo-agresivo. Miren que hincapié en las 30 horas de juego con 4 pilas (quien tuvo una Game Gear sabe por qué) y en la portabilidad de la consola, “en el mínimo espacio”. Los dos mayores defectos de Game Gear, autonomía y portabilidad, revelados en un anuncio que no lo decía de forma evidente. Así, si un seguero te acusaba de que la publicidad de Nintendo se metía con ellos, tú decías ¿de verdad? Pues no sé por qué te das por aludido… Yo pensaba que te duraban más las pilas… Pero sabías que se daban por aludidos. Era la primera vez que usamos el método pasivo agresivo.

¿Fue éste el casus belli? ¿Quién comenzó de facto la guerra de las consolas en el ámbito publicitario? Se esperan investigaciones al respecto. Y aquí, en la sección de Cranky Kong, se esperan novedades pronto.

na-marzo-1994-c_2.jpg

Por último, dos ejemplos de las nuevas direcciones que tomaba la publicidad de Sega. En septiembre de 1994 Sega había completado su transformación. Del paradigma objetivista, a la crítica evidente hacia el adversario junto con la creatividad publicitaria.

septiembre-94_2.jpg

¿Cuántos de los que vieron el anuncio sabían quién era el de arriba? Pues es un buen ejemplo de esa creatividad y esa originalidad en la publicística de Sega que pronto alcanzó sus mayores cotas y poca gente ha superado después.

¿Quién es este?

Y aquí un poco del minimalismo publicitario que tanto habría de triunfar en la publicidad de los 32 bits. Anuncio icónico donde los haya, sólo lo separa de la generación Sony y su publicidad “ultramoderna, madura y adulta” ese “se va a montar” tan discreto. Un buen sonyer no necesita letras, entre otras cosas, porque no las va a leer. Va a mirar los gráficos y poco más…

Y hasta aquí hemos llegado. Con estos anuncios tan conceptualmente modernos completamos este breve panorama por la publicística de Sega centrada en sus 8 bits. La publicidad de su máquina de 16 bit merece un capítulo aparte, porque las variaciones que aquí se muestran se encuentran mucho más acusadas en su publicidad.

Y como merece un capítulo aparte, y en el año 1994 hemos visto que se produce el estallido total de la guerra de las consolas, desde aquí mismo les podemos anunciar el siguiente artículo con el que concluiremos probablemente esta trilogía publicitaria. La guerra de las consolas a través de la publicidad de Mega Drive y Super Nintendo. ¿Se imaginan? El que vivió esta época ya está atrincherado detrás del sofá con el pad en la mano y su carné del Club Nintendo o su peluche de Sonic bien agarrado, junto con los vídeos del Canal Pirata. Señores, lo que han visto hoy es un juego de niños comparada con la brutal y sanguinolenta batalla de los 16 bits, la guerra de las consolas; el enfrentamiento más brutal nunca habido. Y me río yo de la rivalidad entre X360 y PS3; aquellos que saben lo que pasó a partir de 1994 tienen una mirada diferente a los demás.

A los más valientes, les espero en unas semanas para analizar ese periodo.

Cuidense mientras tanto, y sean retro.