La Conversación

F.F. Coppola – 1974

harry-sax.jpg

Para empezar, tengo que decir que después de este más de un mes prácticamente sabático -a excepción de una encuesta que nadie vota y de una canción comentada- ya he vuelto. Ya podréis leer mis largos artículos -para unos harto aburridos, para otros espero que les sirva de algo- y también mis recomendaciones de extensión más asequible. Hoy voy a recomendar, para todo aquel que no la haya visto, una película realmente buena, La Conversación de F.F. Coppola.

Este film salió a la luz en el año 1974, año en que también se pudo ver en la gran pantalla El Padrino II (Godfather: Part II), posiblemente y visto desde una perspectiva global, la mejor película de Coppola y posiblemente de entre las tres mejores de la historia del cine. Las dos fueron nominadas al Oscar a la mejor película, aparte de otras nominaciones, saliendo vencedora El Padrino II. Curioso es la siguiente paradoja: la película que siempre quiso hacer Coppola era La Conversación, El Padrino -la primera parte- fue un encargo que ni siquiera se le quiso encargar a Coppola. De todas formas, no voy a entrar a comentar curiosidades y reflexiones sobre El Padrino por tres motivos: uno, hay muchísimo que contar sobre ese film en concreto; dos, ya existe en warclimb un excepcional artículo sobre El Padrino del desaparecido Mario Hernández; y tres, el artículo es sobre La Conversación. De todas formas, lo que quiero decir con todo esto, es que en realidad la película de Coppola, esa que le quemaba por dentro no poder realizarla, es La Conversación, que curiosamente posee reminiscencias de Blow Up (Antonioni, 1966), film de culto ya convertido en clásico y que influenció a muchos cineastas, entre otros, Coppola.

Y qué decir de La Conversación. Pues que es un film magistralmente dirigido, en parte intimista, en parte lento, pero infinitamente elegante e interesante. La trama es la siguiente: Harry Caul (Gene Hackman, que hace una interpretación espectacular) trabaja de investigador y es uno de los mejores en la materia. El film comienza con un plano secuencia acongojante, casi desde el cielo, pudiendo ver como va quedando enmarcado el escenario donde se va a desarrollar, ya desde el comienzo, el enigma a resolver. Se observa una plaza y en ella mucha cantidad de gente; los sonidos de una conversación entre dos personas comienzan distorsionados y robóticos, pero poco a poco se va escuchando más nítido hasta que se van captando frases que, en un principio no tienen sentido, pero que con el tiempo van tomando forma. Se trata de uno de los mejores trabajos de Harry como investigador, pero su misión es simple, solo tiene que grabar con la mayor perfección posible aquella conversación, no debe entrometerse más de la cuenta. El film se va desarrollando de forma que en ocasiones se nos hace casi tenebrosa la mirada a pantalla, y no se sabe exactamente por qué. Hay momentos de muy pocos diálogos excepto el sonido de la conversación del principio, que se nos aparece durante todo el largo. Pero en cambio uno no puede hacer otra cosa que mirar y mirar, siempre esperando algo. Coppola consigue algo extraordinariamente difícil en una película: que sea real en cuanto a que no abusa de herramientas dinamizadoras convencionales, sino que por lo contrario nos traslada a la vida de Harry y la vivimos como él. Los planos fijos en la casa de Harry, desde un rincón de la habitación, son inigualables. Hackman sale de plano y entra, la cámara no le sigue. Es como si desde un rincón de la habitación nos encontráramos agazapados observando; extraordinario. Vemos un sueño delatador de Harry, agobiante, en un bosque con niebla, que hace que sintamos el sudor frío que corre por su frente como un guepardo en medio de la sabana. Y en cierto momento la película explota.

Decir que, en el film, Harrison Ford interpreta un papel secundario que lo resuelve sin problemas pero sin mucha lucidez; y que también posee una banda sonora jazzística muy buena. Otros actores destacados que aparecen son algunos que han interpretado más papeles con Coppola: John Cazale (saga El Padrino), Robert Duvall (saga El Padrino y Apocalypse Now), Allen Garfield (Corazonada y Cotton Club), Teri Garr (Corazonada), Frederic Forrest (Corazonada y Apocalypse Now), y por último el nombrado Harrison Ford (Apocalypse Now).

La Conversación es imprescindible para conocer exactamente qué es el cine. Porque realmente hay pocas obras que muestren qué es el cine. The Conversation es una de ellas.

The Conversation

the-conversation.jpg

AÑO: 1974.
DURACIÓN: 113 min.
PAÍS: EE.UU
DIRECTOR: Francis Ford Coppola.
GUIÓN: Francis Ford Coppola.
MÚSICA: David Shire.
FOTOGRAFÍA: Bill Butler.
REPARTO: Gene Hackman, John Cazale, Allen Garfield, Cindy Williams, Frederic Forrest, Teri Garr, Robert Duvall, Harrison Ford.
PRODUCTORA: Paramount Pictures.
CANNES: Palma de Oro.