La charla del café: Ajustando con un parche

34y33.jpg

Hace unos pocos días, mientras terminaba mi primera partida a Dragon Age: Origins, llegó a mi conocimiento que, tras lanzar una casi inmediata actualización para arreglar unos problemas, Bioware había publicado un segundo parche para su nuevo juego de rol medievo-fantástico-sexual. El caso es que, mientras existen ciertos errores menores, que sospecho se deben a algún que otro script mal escrito, el juego va perfectamente. Así que lo que en este caso debería hacer cualquier jugador responsable es ver las notas del parche para saber si le interesa aplicarlo.

Y lo primero que vemos es, efectivamente, que corrige una buena parte de errores no muy graves. Pero lo que más llama la atención es un apartado con ajustes y balanceo del sistema de combate. Creo que puedo contar con los dedos de las manos los juegos que he visto recibir parches de balance en vez de para arreglar errores garrafales. Ahí mismo tenéis el S.T.A.L.K.E.R.: Clear Sky, que tras cosa de ocho parches ya va por la versión 1.5.10, y hasta no hace mucho sufriendo decenas de graves problemas (y algunos tenían que ser arreglados por la propia comunidad de jugadores, de lo graves que eran).

En un tiempo en el que los juegos salen del estudio prácticamente sin testear, con prisas, y dejando los ajustes para después, me transmite cierto optimismo ver que algunos se alejan de esa práctica y procuran sacar juegos estables, y dejar los parches para detalles; con suerte la práctica volverá a extenderse. ¿Y vosotros, qué opináis?