Jugadores ilustres de Pacman

Que el Pacman es un clásico está fuera de toda duda. Que mucha gente lo ha jugado, con dispar fortuna, también es evidente. Que pasarse sus 255 o 256 niveles, dependiendo de nuestros criterios jugables, es bastante difícil, también está claro. Pero también es cierto que hay jugadores francamente buenos, que conocen las diferencias entre la inteligencia artificial de los diversos fantasmas, sus formas de comportarse y las mejores estrategias para abordar las diversas pantallas. En 1999, Billy Mitchell, algo así como el plusmarquista del Pacman, completó los 255 niveles completables (el 256 es un fallo de programación, un amasijo de pixeles, el Nivel Final) sin morir una sola vez.

No estamos, en este caso, ante uno de ellos. Pero tiene mucho mérito enfrentarse a un Pacman con su edad. Así que, desde aquí mi reconocimiento. Mucho mejor jugar a un Pacman que no a tanta bazofia clónica como hay ahora. Punset sí que sabe.