Juegos de MAME #2

He aquí la segunda parte de la serie de artículos sobre MAME, esta vez escriben Javi y Víctor sobre cinco auténticas bellezas. Si te perdiste la primera: Juegos de MAME #1.

Vamos con la segunda.

Victor “Cranky Kong” Sánchez

OUT RUN

outrun.jpg¿Qué me dices si te ofrezco un Ferrari Testarrosa (pirateado para no pagar derechos a la marca italiana) y una espectacular rubia (no seamos freudianos para explicar esto) para que recorras las carreteras estadounidenses? Estamos en 1986, así que sube en el coche y acelera, los límites de tiempo no perdonan, y además deberás esquivar grandes cantidades de tráfico. Ello hace que la dificultad de Out Run haga palidecer a más de uno de los simuladores actuales. Escoge diversas rutas para llegar a tu destino, esquiva domingueros y camiones, y sobre todo, no des vueltas de campana si pretendes llegar al final. En función de las rutas escogidas podrás ver uno de los cinco finales diferentes y disfrutar del innovador scroll parallax. Por cierto, no olvides seleccionar tu música preferida antes de arrancar y mucho cuidado con la sensación de velocidad (nada que ver con Gran Turismo y esas cosas modernas)…

SUPER PANG

superpang2.gif

¿Qué no has jugado a este juego? No me lo creo. O eres un extraterrestre o tú no has pisado un salón recreativo, un bar, un restaurante o un salón de bodas, bautizos y comuniones a primeros de los 90. Este juego es un tragamonedas. Tú y un compañero podréis ir explotando burbujas a lo largo y ancho del mundo, y veréis que no es cosa sencilla. Huelga explicar que las burbujas se irán subdividiendo conforme reciban impactos, así que ya puedes coger la ametralladora o tener buenos reflejos. Si esto te parece poco, prueba el modo Panic y ejercita tus atrofiados reflejos propios de la década del 2000. En este modo sólo tienes que sobrevivir el mayor tiempo posible a la invasión de burbujas. Pruébalo y entonces encerrarás a tu amigo ese que decía que Call of Duty era difícil.

TUMBLEPOP


¿Nos hiciste caso y probaste el juego anterior? ¿Te lo pasaste y piensas que ya no te sorprenderíamos? No te preocupes, prueba el Tumblepop. Nunca vi yo a un equipo de programación que copiara de forma tan magistral un concepto y un formato (el de Snow Bros). Bueno, es Data East y tuvo muchos juicios por estas cuestiones, pero dejando eso de lado, ¿no es fabuloso tomar el control de unos muchachos que cazan monstruos con unas aspiradoras plásmicas trifásicas que llevan un contenedor fantasmal en las espaldas? Recoge el turbo, los patines, la aspiradora total y recorre el mundo limpiándolo de fantasmas autóctonos de cada región (calabazas en EUA, momias en Egipto) y aprovecha este juego para reconciliarte con aquel amigo, novia o hermano. Imposible no caer rendidos a su jugabilidad.

Javier “The Javi-S” Sempere

NBA Jam

El original, el más descarado, el líder indiscutible del baloncesto underground es NBA Jam. Parezco un puto anuncio pero es verdad, títulos posteriores a NBA Jam han intentado alcanzar su espíritu. Pero nos hemos encontrado con juegos que desde lo más básico de su planteamiento han confundido el culo con las tetas, centrando la acción en saltar mucho, en emitir destellos por los deportivos de hiphopero y en bailar break dance por toda la cancha cuando lo que de verdad nos gusta es pegarle una patada en la cara a todo el equipo contrario mientras caemos del cielo en llamas para colgarnos de la canasta, pero sobre todo bajarle los pantalones al rival que no hemos logrado robar el balón para que todas las patinadoras y punkies que rodean la cancha vean los pixelados corazones de sus calzoncillos.

King of Fighters 98

king-of-fighters-98-2.gifSelecciona otros dos títulos y ordénalos como quieras porque King of Fighters es uno de esos tres mejores juegos de lucha en 2D. Lo tiene todo, es rápido y, hasta cierto punto, técnico -no nos llevará mucho acabar con un machacabotones-. Entre todas sus versiones me quedo con esta por velocidad, cantidad de luchadores (se puden encontrar roms hackeadas con auténticas barbaridades), los hay de todos los estilos de lucha real y ficticia, pero sin llegar al nivel de rareza de Guilty Gear, y con unas vestimentas que más quisiera el mejor de los estilistas. Otro punto fuerte son los escenarios, llenos de vida y con movimiento a un lado y a otro. ¡¡Go go go!!