In The Court of the Crimson King

King Crimson – 1969

kingcrimson.jpg

In The Court of the Crimson King es el primer trabajo del grupo británico formado por: Robert Fripp (guitarra), Ian McDonald (teclado, flauta, mellotrón y coros), Greg Lake (bajista y vocalista), Michael Giles (baterista, percusionista y coros) y Peter Sinfield (compositor lírico e iluminación). Se podría afirmar que, desde su origen, King Crimson era una banda muy completa. De la formación inicial -King Crimson es de las bandas que más han variado en formación-, Greg Lake, Robert Fripp y Michael Giles son los miembros más destacados, siendo los dos últimos los fundadores a finales del año 1968. Complejidad y calidad son los dos adjetivos principalmente acuñables al grupo inglés. Fueron precursores del rock progresivo siendo, este primer trabajo, meca de incontables grupos posteriores que tenían como base estilística el progresive rock. Asimismo, In The Court of the Crimson King se define como rock-jazz progresivo y psicodélico, con algún que otro retazo sinfónico.

52aov3q.jpg

La primera canción, 21st Century Schizoid Man (incluye Mirrors), es realmente magnífica, cuya fuerza y estructuralidad musical se unen llegando a su máximo esplendor. Todos los instrumentos tienen algo que transmitirnos en esta joya de unos siete minutos, con varios cambios de ritmo y de estructura y que incluye una parte llamada Mirrors que por sí misma resulta deliciosa. I Talk to the Wind tiene un enfoque relajante, muy influenciado por la tendencia de finales de los 60, donde la voz, la flauta y el ritmo penetrante, suave y constante de batería tienen el protagonismo. Posteriormente, Epitah (que incluye The Dream y Tomorrow and Tomorrow). Este es el tema estrella del disco y, por ende, el más conocido y uno de los más conocidos de la carrera de King Crimson. Contiene una melodía especial, con unos tintes épicos y musicalmente perfectos. Es una pieza indispensable, cuya belleza sobrepasa niveles inimaginables. Luego, Moonchild (incluye March for no Reason y The Illusion) posee una esencia hipnótica, psicodélica y delirante. Es un tema de mucha dificultad, el cual tiene dos partes diferenciadas, March for no Reason y The Illusion. Se puede observar brotes de jazz que dan la sensación de estar improvisados. Los instrumentos suenan sin una regla que establezca pautas de ningún tipo, simplemente se percibe la naturaleza sónica de cada instrumento. Moonchild evoca al descubrimiento del origen del sonido. Para llegar a tal descubrimiento es estrictamente necesario la investigación del mismo. King Crimson es partícipe de todo el proceso, que queda grabado para regocijo del escuchante. El último tema del elepé es The Court of the Crimson King (que incluye The Return of the Fire Witch y The Dance of The Puppets), que da título al disco. La importancia de los coros en este tema es básica. También es básica la aportación en la guitarra de R. Fripp y del teclado por parte de I. McDonald. Como viene siendo habitual en la dinámica del álbum, la complejidad y los cambios estructurales son característicos, y no hace falta decir que funciona como broche de oro que cierra una de las mayores obras y más memorables del rock.

King Crimson proporcionó y proporciona un conjunto de sonidos clave para el entendimiento del rock progresivo, y no solo de este, si no de todo lo que contenga el sufijo “progresivo”. La genial banda tuvo una dinámica diferente a lo que se venía conociendo musicalmente en la segunda mitad de los años 60, pero sin renegar de ella. En consecuencia, su música es el resultado de la herencia de finales de los 60 pero aportando una alternativa necesaria al mundo del rock, una alternativa que no necesitó plagiar lo que estaba de moda, siendo esta moda tremendamente buena (una cosa no quita la otra). Por otra parte, la formación del grupo no es más que la causa de las obras que produjeron. Indicar que King Crimson tiene un denominador común, Robert Fripp, y que, en este disco, Greg Lake fue de vital importancia. No hay mucho más que decir, simplemente que In The Court of the Crimson King supuso mucho para la música, y que un sin fin de grupos que florecieron a posteriori son deudores directos o indirectos de dicha obra; emblema y mito del estilo progresivo y del rock en general.

contraportadacrimson.jpg

21st Century Schizoid Man