I Love Your Glasses

Russian Red – 2008

2272313410_533282b74f.jpg

Por el nombre del grupo, del álbum y, sobre todo, por la calidad de las canciones, nadie apostaría a que se trata de un disco español. Pero sin embargo así es. La maravillosa voz que adorna los 42 minutos de “Me encantan tus gafas” (para el que se fugase las clases de inglés) pertenece a una chiquilla madrileña que responde al nombre de Lourdes Hernández. Pero Lourdes pensó que cantar en la lengua de Beckham (con una pronunciación un tanto marciana, todo hay que decirlo) y conservar su nombre era publicidad engañosa, así que decidió adoptar el nombre de su color de pintalabios. Ahora podría estar comentando el primer disco de “Marrón Claro 43” pero por suerte los labios de Lourdes llevan un más elegante “Rojo Ruso”.

No contentos con haber bautizado a su grupo (porque a Lourdes le acompaña el guitarrista Brian Hunt), esos labios se dedican a susurrar algunas de las mejores canciones de folk acústico que te puedes echar al iPod. Casi se puede decir que el irlandés Damien Rice es un pringado al lado de nuestra Lourdes, que ya desde la sencillísima “Cigarettes” que abre el CD demuestra que con un arpegio de guitarra repetido incesantemente le basta para emocionarte hasta las trancas. Con esa forma de cantar, la Hernández te puede poner los pelos como escarpias recitando la alineación del Osasuna. Lejos de esto, lo que hace es aprovechar su don con una docena de preciosas melodías, todas de su cosecha, exceptuando una sorprendente versión del “Girls Just Wanna Have Fun” de Cyndi Lauper. Lo dicho, hasta con la alineación del Osasuna.

portada_rr2.jpgAunque hay cierta variedad, el álbum siempre sigue una línea coherente, que en un principio puede hacerlo parecer repetitivo, pero como los discos buenos de verdad, “I Love Your Glasses” va creciendo con las escuchas y uno se da cuenta de que la genialidad no se queda en las dos o tres canciones que nos encantaron desde el principio. De todos modos, estilísticamente estamos ante las clásicas canciones de cantautor más o menos torturado pero que no suenan nada clásicas gracias a la moderna instrumentación y arreglos variados, lo que sin duda las hace sonar no aptas para el gran público consumidor de mainstream castizo que domina nuestro país, a pesar de que el sexto corte del disco, “Nice Thick Feathers”, suene en un anuncio de Haagen-Dasz.

Parece obvio que ni siquiera la relativamente alegre y festiva “They Don’t Believe” arrasará en las radios, y que “Russian Red” no se convertirá en un nombre conocido por todos como Amaral, El canto del loco, Pereza y demás grupetes más o menos mediocres que, por lo visto, son los que les gustan a los españoles. Será cosa de que nos gusta entender las letras (aunque las letras de El canto del loco sería mejor no entenderlas), o será mal gusto. El caso es que yo estoy feliz porque por fin uno de mis grupos favoritos no es extranjero y no habrá que esperar cuatro años para que dé un concierto en España.

Myspace de Russian Red