Heima

Sigur Rós

Con motivo de la salida el año pasado del último disco de Sigur Rós os recomendaba escuchar sus grandes discos Ágætis byrjun y Takk. Tampoco hay que olvidarse del álbum intermedio entre estos dos, titulado ( ). Pero el camino más rápido y placentero para caer en las redes de este grupo islandés es visionar el DVD de Heima (en casa). No me refiero a que lo visionéis en casa (que también) sino a que “en casa” es la traducción de “Heima”.

heima12.jpgDespués de esta tonta aclaración cabe hacer otra: no soy fan incondicional de Sigur Rós (los que sí lo sean deben de haber construido un templo para guardar este DVD). Lo que demuestra que cualquiera puede disfrutar de esta obra maestra que está muy lejos de conformarse con ser un documental sobre una banda de música alternativa. El desarrollo de esta ¿película? ¿concierto? a priori es muy sencillo: opiniones de los miembros del grupo sobre su país, su música y sobre la gira de conciertos sorpresa gratuitos que ofrecieron en 2006 en Islandia se intercalan con grabaciones de las actuaciones y con preciosas imágenes de Islandia. Pero resulta que todo está hecho con una elegancia, sencillez y sensibilidad nórdicas dignas del maestro Bergman. Resulta que la música de Sigur Ros es magnífica y original. Y resulta que a tenor de lo que se muestra aquí Islandia es el lugar más bonito de la Tierra.

Los lugares escogidos para realizar los conciertos (la mayoría en espacios naturales), tienen una hermosa historia detrás, son siempre atípicos y están rodados de manera preciosista y original, destaca la brillante idea de centrarse en las reacciones del público, intentando desnudar sus almas. Estos detalles unidos a la belleza de la música y el ambiente de los lugares crean un clima de gran aliento poético que resulta realmente conmovedor. El preciosismo de los paisajes islandeses y la grandiosidad con la que están filmados y montados en perfecta armonía con las declaraciones de los músicos hacen de Heima una de las películas más bellas que se han hecho.

heima11.jpg

Lo dicho. Absolutamente recomendable para todo ser vivo, sea o no fan de la música de este grupo, aunque después de verla es fácil que te entren ganas de comprarte sus discos. Quizás la única pega sea la actuación final en Reikiaviv. Que es “simplemente” una actuación estándar en un gran escenario montado para la ocasión. Musicalmente grandiosa, pero no es el punto final más apropiado para una película que hasta entonces se mostraba en las antípodas de los convencionalismos del rock. Pero no hay que olvidar que por muy extraordinaria que sea, Heima es un DVD con actuaciones de un grupo. Aunque entre líneas se puede leer una carta de amor a la naturaleza y a la humanidad.