Hearthstone: The Witchwood, análisis del meta
tras 2 semanas de la última expansión

Hace justo 2 semanas que salía a la luz la nueva expansión del aclamado juego de cartas gratuito Hearthstone. Será lo rápido que se aprendan las nuevas mecánicas o la diversidad de mazos, lo que aún a día de hoy, tienen enganchadas a millones de personas por el mundo. Si bien las expansiones de cartas suelen llegar cada 3-4 meses, últimamente los mazos se veían poco alterados, lo que hizo que el meta se estancara bastante.

Pero con la nueva expansión y el año del cuervo (cada 12 meses se limitan las anteriores expansiones) han surgido muchos mazos, muy interesantes, construidos en torno a la nueva mecánica par e impar.

Ya hace varios años que Justicar llegó a Hearthstone trayendo los poderes de héroe mejorados, pero cuando rotó al modo de juego salvaje, estos cayeron en el olvido. Hasta la llegada de “Baku, the Mooneater” una legendaria que mejora el poder de héroe nada más empezar la partida si tu mazo solo tiene cartas de costo impar.

Hemos visto mecánicas similares a la de par e impar, como la de no llevar cartas repetidas o la de no llevarlas de un determinado coste, pero, desde luego, la más agresiva hacia la construcción de mazos es la nueva. Y esto ha traido a Hearthstone variedad respecto a clases que no conseguían despegar, como Guerrero, el cual combinado con la Quest ha creado un mazo realmente sólido con las nuevas cartas. La llegada de Baku permite ganar 4p. de armadura por turno (coste: 2 manas) y las nuevas cartas con la mecánica Echo ayudan a este mazo, pues la carta Phanton Militia permite acelerar bruscamente el acabar esa Quest, además gracias a la carta Blackwald Pixie podremos abusar del poder de héroe recibido tras la Quest o usarlo en un momento de apuro para ganar más armadura.

Guerrero no ha sido la única clase que “ha vuelto” al meta gracias a Baku, los que mejor han recibido la llegada han sido Cazador y Paladín.

Cazador ha desarrollado un mazo típico de Face Hunter, que apoyándose en los 3 daños a la cara con el poder de héroe consigue poner contra las cuerdas a sus rivales en muy pocos turnos, sin embargo, poco a poco van emergiendo los buenos mazos de control, los que lleva tiempo construir, y esta clase se va debilitando poco a poco, como de costumbre con cada expansión.

Pero la que se mantiene ahí, aún siguiendo la misma mecánica aggro es Paladín, cuyo poder mejorado de invocar 2 reclutas mano de plata le da la capacidad de afrontar cualquier board clear y sobreponerse a él. Además la creación de mesas grandes se ve extremadamente potenciada si jugamos cartas como Level Up!, Stormwind Champion o incluso Raid Leader. Además disponemos de un buen número de armas y con los Stonehill Defender podemos acercarnos a los mejores esbirros de la clase paladín de coste par (Tirion y Tarim).

Junto con Baku llegó Genn Greymane, con el efecto inverso a Baku, si tu mazo solo contiene cartas pares, tu poder de héroe tiene coste 1 mana. Realmente no ha beneficiado mucho a ninguna clase, salvo otra vez, a Paladín que junto con la ya archiconocida carta aggro Call to Arms y su nueva arma Silver Sword consiguen el mismo efecto de buffar a toda nuestra mesa.

Mientras la variente impar es más agresiva, la variante par puede jugar más tempo, pero, lo que es innegable es que paladín ha sido una de las clases más beneficiadas también.

Brujo, la clase que venía dominando desde la anterior expansión con la llegada de Gul’dan (como héroe), aún se mantiene entre los mazos más poderosos, pues de uno de sus mazos más populares, el Cubelock, ninguna carta rotó fuera, y las nuevas pues le han beneficiado, por ejemplo, pudiendo sustituir Siphon Soul por Voodoo Dool, lo que le permite optimizar su mana, y seguir siendo una de las clases más poderosas.

Pero si hablamos de un mazo completamente destructor y del que yo estaba deseoso de que llegase el día de que fuese viable, Wall Druid. Con las nuevas cartas al fin es posible jugar un druida centrado en crear provocares y no uno en cartas Jade (ya que estas rotaron fuera). Gracias a la carta Witching Hour es posible resucitar a Hadronox, pues se trata de una bestia, lo cual lleva a muchos provocares. El mazo empezó muy fuerte, pero cuando le removían la mesa despues de tirar Hadronox se quedaba inútil. Entonces un deckbuilder de Hearthpwn trató de crear una variante de este estilo de juego y volvió al mazo completamente roto. Lo que hizo, fue meterle al mazo los conocidos Carnivorous Cube con los cuales podríamos tener casi Hadronox infinitas gracias al combo Witching Hour-Carnivorous Cube. Además podemos recombar esto al siguiente turno con Branching Paths, darle a nuestros esbirros +2 ptos. de ataque y

probablemente sentenciar la partida.

Desde luego el top 3 claes de este nuevo meta son druida, brujo y paladín.

Chaman, mago, pícaro y sacerdote no se han visto beneficiados realmente. Chaman es según HSreplay.net la clase con el winrate más bajo, pese a tener mazos divertidos como el de Shudderwock, no es suficiente, pues la poca afinidad entre sus cartas actuales lo lleva a quedar como una clase poco divertida y basada en el azar (y generalmente con posibilidades bajas de ganar).

Pícaro tampoco se ha visto reforzado especialmente pese a tener mazos muy divertidos como los que llevan Tess Greymane, los conocidos Pick Pocket. Kingsbane Rogue está acabado con la salida del Coldlight Oracle y lo que queda es Quest Rogue, el cual sigue siendo abusado por jugadores que conocen realmente bien este mazo.

Mago es viable en su variación Big Spell Mage, que sigue tan potente como siempre con esos board clear, y la versión Tempo Mage, pese a verse drásticamente empeorada con la salida de Firelands Portal, sigue dando alguna guerra.

Por último, Sacerdote sigue teniendo mazos de dragones, con Keleseth o la nueva legendaria Lady in White (aplica Inner Fire a todo tu mazo cuando la juegas), bastante potentes y con el mejor tempo de todo Hearthstone, sin embargo, se depende mucho de robar Duskbreaker o Tar Creeper para no morir rápido contra aggro.

Se mantienen los mazos de Spiteful Summoner, y se han visto especialmente reforzados los de Druida y Sacerdote.

Como vemos, Hearthstone atraviesa una de sus épocas más divertidas, con los mazos aggro cada vez más por detrás, y con los mazos de control imponiéndose

como de costumbre, esta vez con nuevos combos, que aportan la frescura anual que el juego necesita para seguir siendo uno de los más jugados a día de hoy.