Far Cry 2

2764241061_64e2f44f92.jpg

Todo el mundo teme las mezclas. A veces salen bien, a veces salen mal, pero cuando oyes eso de que se ha mezclado tal producto con tal otro, o han fusionado esto con eso, todos nos llevamos las manos a la cabeza. En este caso, la fusión o mezcla (como lo queráis llamar) viene a darse entre dos géneros del mundillo: el FPS y el Sandbox. Bien llevados, por separado, pueden dar productos sorprendentes -de hecho, muchos de los mejores juegos pertenecen a estas disciplinas-. Pues que nadie se lleve las manos a la cabeza porque Far Cry 2 tiene el potencial para poder llevar con orgullo ambos, extrayendo lo mejor de cada uno, y la idea no es nada mala. La historia nos sitúa en un país centroafricano, con muchos problemas sociopolíticos, y corrupto, cómo no. El contrabando con armas es el principal signo de inestabilidad en el país, pero luego existen diferentes facciones, grupos de guerrilleros y secuestradores dispersos por el vastísimo paisaje en el cual se localiza Far Cry 2. Lo más importante antes de comenzar sería añadir que nuestro personaje se encuentra enfermo de malaria, y cada cierto tiempo sufre ataques que pueden dejarle tieso en el momento si no reacciona rápido. Un contrabandista que se ha adueñado del comercio de las armas en el país nos retiene en su morada, y no tiene otra mentalidad que la de acabar con nuestra vida, pero prefiere dejar que la malaria acabe con nosotros y nos haga pasto de los mosquitos. Este es su error, ya que nuestro protagonista no sólo sobrevive, sino que ahora sabe quien es y quiere no sólo venganza, sino también justicia.

3026043200_31153aab7d.jpg

Como ya he dicho, el entorno es de dimensiones exageradas. Ésos tan anunciados y aclamados 50km² para la libre devastación. Es muy de agradecer que, existiendo tanta libertad, el sistema de mapas y cartografías para la localización de objetos y lugares permita consultar cualquier cosa sin perder la acción, de modo que podemos sacar el mapa mientras estamos andando o corriendo o mientras conducimos (cuando realmente agradecemos esta ayuda). Al ser tan grande, hay muchos elementos que se repiten, llegando a ser predecibles las situaciones al pasar un cruce o cruzar un puente, ya que las emboscadas son constantes, y no puedes llegar de un poblado a otro sin que intenten aplastar tu coche o volarte la cabeza, de modo que hay que ir bien armado cuando se viaja, o coger rutas alternativas (como diría el tío Bilbo, evitar los caminos) algo rebuscadas. La libertad es inminente, y siempre apetece pillar unos cuantos diamantes, comprar algunas armas o cazar un par de cebras antes de ponerse con la misión, que nunca es principal, sino que te van haciendo diferentes encargos en torno a un objetivo: acabar con El Chacal (el individuo que te retiene al comienzo de la historia). Nunca te aburres cuando juegas a Far Cry 2, algo que sí es bastante común en los juegos con exceso de libertad. Un aspecto muy recalcable es la posibilidad que da el juego a la hora de resolver los problemas; tienes recursos de todo tipo para completar misiones, e incluso el propio juego te ofrece diferentes maneras de completarlas. Esto significa que, por ejemplo, si has de llegar a un lugar en las afueras del mapa para detener un convoy, puedes llegar atravesando el río en una lancha y reventar el camión con un misil, o puedes viajar en 4×4, cerrar las vías de escape, e incendiar la zona para atrapar al enemigo, así como podrían existir mil y un modos más de hacer frente a la situación. Otro caso que comprobé mientras jugaba era el tema del solapado de misiones, o las diferentes vías de afrontarlas. Por ejemplo, el jefe de un grupo rebelde te encarga asesinar a un sheriff corrupto que viaja en un convoy. Y mientras vas camino de hacer la faena, te llama un colega y te ofrece ir primero a por su hermano, amenazarle y quitarle un libro de valor para el colega y que de este modo el sheriff esté en un lugar estático, de modo que sea más sencilla su ejecución. Aquí es donde entra en juego la decisión del jugador, ya que ambos son posibles, pero cada uno acarrea unas consecuencias. Aunque Far Cry 2 no podría compararse en ese ámbito a Fable 2, ya que no es un juego en el que las consecuencias sean constantes y trascendentales.

2765086308_9d2308316f.jpg

Técnicamente, Far Cry 2 es un título muy ambicioso. Juega mucho con la iluminación de los escenarios (que es primordial en un paisaje como es la sabana africana). Los atardeceres tiñen de rojo los árboles y la hierba seca de las colinas. Visualmente, es un regalo para la vista. Far Cry 2 no está a la altura de la generación en la que se sitúa, sino que es un claro exponente de la calidad gráfica de la misma, no se limita a cumplir con lo necesario. Y podemos verlo en el fuego, que es, muy probablemente, el elemento técnico más importante. Tiene una capacidad de expansión hiperrealista, y su aspecto visual no podía lucir mejor. Una de las situaciones más divertidas del juego es encontrar un par de elementos explosivos y algo con lo que poder detonarlos en un lugar seco. El efecto de la explosión supone algo nunca visto antes en un videojuego, pero lo más impactante empieza cuando el fuego comienza a propagarse con rapidez. Si crees que puedes controlar un incendio en la sabana de lo nuevo de Ubi, eres un iluso. Pero Far Cry 2 no sólo toma parte de los Sandbox, sino que, como he apuntado antes, también es un First Person Shooter. Esto hace que cuente con un apetitoso y poblado arsenal de armas y artilugios propios del género. Incluso, incluye un detalle muy gracioso, y es que las armas viejas que encuentras junto a los cadáveres aún calientes de tus enemigos se encasquillen, de modo que te la pueden liar en los momentos críticos, así que no es recomendable coger un arma del suelo si tiene un aspecto deplorable. Otro rasgo inequívoco de pertenecer a una condición de FPS es su modo online, y la intención que lleva dicho modo. Cómo no, Far Cry 2 contiene todos los tipos de juego de un buen FPS, con el clásico (y venerado) deathmatch. Pero, por si nos quedábamos con hambre, el juego incluye un editor y creador de mapas, con el que poblar aún más la comunidad online. El editor es más que sencillo. Contiene la típica rueda de clases en la que seleccionas el elemento que quieres incendiar incluir, la superficie del terreno, la forma o entorno del mismo, … Todo en combinación puede hacer que inventes poblados, selvas, ríos, … Y todo se puede quemar. ¿Qué más quieres?

Far Cry 2 es una de las apuestas más fuertes (en pos de ver el nuevo Prince of Persia, mi favorito para estas navidades) y completas hasta final de año, y esperemos que también en adelante. Muchos medios han criticado que se las prometía impresionantes y se han quedado en buenillas, pero yo voy libre de hype, y puedo asegurar que el que juegue a Far Cry 2 se lo va a pasar teta, ya sea haciendo el cafre o completando la historia, y para complementar tenemos un modo online más que aceptable donde los usuarios son los que mueven la comunidad. Para terminar, añado que estamos ante uno de los títulos más completos en current-gen (Akihabara Rules), que llega en un momento en el que ya es difícil impresionar al consumidor, pero eso para UbiSoft no es un problema.

Puntuación
4.jpg