¿Sufrimos un exceso de ficción en nuestro ocio? OPINION

Desde hace varios años una sensación incómoda invade mi cuerpo. ¿Qué estoy haciendo con mi tiempo libre? ¿En qué debo gastar mi tiempo fuera del trabajo? ¿Está bien el consumir series y videojuegos hasta la extenuación?

Si analizamos nuestro tiempo libre detenidamente es un hecho que dedicamos una gran cantidad de horas a la ficción, especialmente desde el último gran boom de las series, iniciado con el fenómeno Lost y potenciando al extremo con los servicios de series bajo demanda de HBO y Netflix. El ritmo de lanzamientos y de consumo ha aumentado a límites, personalmente, insostenibles, hasta el punto de tener que vetarme el ver nuevas series o empezar nuevos videojuegos, forzándome primero acabar lo que ya he iniciado y así poder disfrutar y reflexionar sobre ello antes de pasar a lo siguiente. El consumo compulsivo es sobretodo de series y videojuegos pero, no exclusivamente, también de libros y películas: a la semana tenemos (mínimo) cuatro nuevos estrenos de películas, una o dos series y otros tantos videojuegos. Es obvio que no se puede abarcar todo, ni siquiera en un campo concreto.

Si nos centramos en el contenido, los productos que consumimos, quitando algún documental ocasional o ensayo, son mayoritariamente obras de ficción. Sí, ficción. Novelas, juegos de aventuras o series. No hace falta ser un experto para ver que si rascamos un poco todo se reduce a unos cuantos géneros más que trillados (melodrama, aventura, terror…) encuadrados en la ficción y cuya diferencia es o bien su estética (la apariencia, los gráficos, los escenarios en los que se ambienta, el arte, la fotografía) o bien su adaptación al medio que sea, o bien la mezcla de géneros y temas. Por ejemplo Red Dead Redemption es la adaptación del género Western a los videojuegos; o Dark la adaptación seriéfila y Sci-Fi del mito de Perseo, Ariadna y el Laberinto del Minotauro a la vez que mezcla ciencia ficción realista con viajes en el tiempo, melodrama y temática social alemana.

Y es que precisamente un problema del exceso de ficción es que los temas se repiten. ¿Todo está ya escrito? Desde luego, los tropos o recursos narrativos se repiten. Por ejemplo, las películas y videojuegos de aventuras reduplican los mitos griegos constantemente, así como el melodrama. Estamos hartos de la princesa en apuros. Esta reiteración hace que cuanta más ficción consumo más vislumbro estos recursos y menos me sorprenden las siguientes obras que caen en mis manos.

La evidente saturación que sufrimos tiene sus consecuencias negativas. En primer lugar apetece ver menos ficción y, como acabamos de mencionar, sorprende menos. En segundo lugar, nos aleja de la realidad, idealiza nuestras expectativas, nuestra sociedad, lo que esperamos de los demás e incluso nos aleja de nosotros mismos. Influye en nuestros deseos y aspiraciones poniéndonos de objetivos vitales pura fantasía. Pero que no se me malinterprete, no intento demonizarla, personalmente me encanta y es muy valiosa en otros aspectos, pero sí que critico el exceso y la sobresaturación de la misma. Aquí viene la obviedad: el exceso no es bueno; incluido el de ficción. Ya nos avisó Cervantes en el siglo XVI con las novelas de caballería; sí, en otra obra de ficción. Esta superabundancia no es buena, primero porque merecemos no perdernos en un la mar de productos mediocres y segundo porque además existe otro tipo de literatura y de ofertas de ocio como gastar tiempo visitando a tus amigos o vivir tus propias aventuras, amén de otros géneros literarios como el teatro, el ensayo u artículos de opinión (ejem), documentales o ficciones más conectadas con lo social como los monólogos.

Finalizando, no pretendo sentar cátedra sobre el tema solo reflexionar brevemente sobre el exceso de ficción y sobre sus posibles consecuencias negativas. Quizás deberíamos intentar descubrir nuestro entorno cercano si tenemos la oportunidad, y no gastar tiempo en explorar un sandbox, conocer Westworld o perdernos en el mapa de Poniente. ¿Sería esta una forma mejor de gastar nuestro limitado tiempo?

@samsks