La escena del metal en España es una mierda
Algo huele a podrido en villa-mosh

Es un secreto a voces, la escena del metal en España es una mierda. Aquellos tiempos donde el respeto, la camaradería y el buen rollo eran la bandera de CUALQUIER concierto de música derivada del Rock han terminado.No es por las bandas, no es por la droga, es por el público que las va a ver. Desde finales de la década del 2000 la música metal se ha convertido en algo elitista, clasista, donde la etiqueta y las pintas son más importantes que el respeto y el disfrutar de la música. El público está más pendiente del uniforme y de grabar los conciertos con el iPhone. La camaradería con otros estilos y tribus se ha perdido y la bilis en redes sociales y en los bares ha sustituido al buen rollo.

Como ejemplo empírico recomendamos ir a cualquier festival de música de metal. Antes los pogos, el mosh pit o los wall-of-death era celebrados y un ejemplo de control y respeto dentro de su apariencia “violenta”, se respetaba al que no quería, se hacían lejos del stage, se sacaba al que se caía, etc. Hoy en día es habitual que mientras estas viendo un concierto, de repente, un morlaco con una camiseta de tirantes de Suicide Silence pase a través de ti sin mirarte hasta llegar a primera fila, por sus santos cojones y sin disculparse. Son habituales las miradas de asco si no vas a los conciertos con el uniforme oficial de Metalero TM. Y algo aún peor, el abucheo de bandas que no gustan a los más “true“. Dos veces he visto en España a Enter Shikari en un festival y dos veces le han abucheado simplemente por mezclar metal con electrónica. Por favor, si ya ni siquiera (o apenas) se aplaude después de cada canción. Por lo visto el ego del buen metalero cree que debe ser la banda la que le aplauda a él o si no no entiendo que hace en un concierto estático como un perchero y con cara de malas pulgas.

Llevo muchos años, desde que soy un crío, yendo a conciertos de todo tipo y la degradación en el ambiente de los conciertos de metal es palpable. No se puede negar. No se si es que el metal se ha vuelto un estilo de música para gente antipática o que ha desconectado con las clases populares y ahora es un coto de hijitos con pintas o es que nos hemos vuelto todos unos capullos egoistas y susceptibles, amantes de un genero musical en grave crisis.

En cualquier caso y por todo lo comentado anterior mente, la escena del metal en España es una mierda, le duela al que le duela. Un colectivo lleno de divas y de gente desagradable. Alguien debería recordar a todos aquellos que la hacen peor que lo importante es la música, la alegria de reunirse con otros que les gusta tanto como a ti, de bailar y celebrar la vida. Eso es un concierto, eso es la música, aunque ésta sea oscura, brutal y a veces deprimente. ¡Viva el metal, abajo los metaleros!