EL MEJOR DIRECTO DE TRAP DE LA HISTORIA
EXO ES

 

C.Tangana tenía la mala fama sobre que sus directos no eran muy buenos. Más de una persona me dijo que no fuera a verle por ese motivo, sin embargo y para mi sorpresa, estuve presenciando el mejor directo de trap de la historia. ¿Porqué? Hay muchas cosas que ayudan. El conglomerado visual que conformó sus videoclips, las fotografías que anunciaron un Ídolo (Sony Music, 2017) que ya forma parte de la identidad colectiva de un personaje firmado por Antón Álvarez, y la suma de todo eso más efectos artificiales, visuales y la inclusión de bailarines en el escenario conformaron un espectáculo sobresaliente.

Al llegar a la Sala Riviera en Madrid te encuentras con un espacio bastante amplio estructurado en dos plantas: el escenario está más allá de la pista y la segunda planta permite una visión clara del entorno de palmeras y bares que se sitúan abajo. Permite ver el espectáculo sin problema ninguno, permitiendo disfrutar a tu rollo si quieres del concierto. Cosa que no es tan común y que muchas otras salas aprovechan para utilizar la entrada VIP como ticket de entrada a una diversión casi exclusiva para el que lo paga.

En el caso del concierto del trapero madrileño ocurrió lo mismo. En la planta baja, la gente se peleaba por unos dólares que promocionaban la última mixtape del artista, Avida Dollars (Sony Music, 2018), que viene a raíz del anagrama que André Bretón utilizó despectivamente contra Salvador Dalí (por haberse vuelto más comercial utilizando las letras del nombre y apellido del gran pintor, escultor, artista) donde se incluye la siguiente frase referenciando a Andy Warhol:

 « Hacer dinero es un arte y trabajar es arte y los buenos negocios son el mejor arte. »

Parece que Antón ha bebido de la cultura pop que ha arrastrado a estos lares y a través del márketing a una nueva figura que atrae mucho más de lo que podría atraer un cantante pop nacional en la actualidad. Él conoce el tirón, “es puro márketing, pero qué bien lo hace” fue una de las reacciones que oí tras el concierto y es lo más cierto que se puede decir de él. Seguro que los malos directos de los que había oído se explicaban porque el artista no suele cantar por voz propia los temas sino que se apoya en sonidos pregrabados y canciones ya listas para cantar por encima, o quizás porque sus bailes, tal como aseguró en la reciente entrevista en “La Resistencia”, no pueden decir que sean los mejores.

Pero eso no importa. Me encanta C.Tangana y todo lo que ello conlleva: el chuleo de “soy chulo, guapo y listo”, que sabes que mantiene una coherencia con el personaje. Verás una narrativa sin disonancias donde el propio artista habla de muchos y pocos originales temas dentro del género, pero siempre le da una vuelta de más. Sabes que ha bebido de Drake, Kanye y de Kendrick Lamar. Ha obtenido algo de cada uno de ellos y lo ha juntado a escala nacional para dar lo que el público quiere: ver si el Ídolo de su disco es tal como lo pinta.

Y parece que sí. El público (yo incluida) nos sabíamos las letras de carrerilla (incluso algunas que recientemente se han sacado dentro de la mencionada última mixtape), nos extasiábamos por cada gesto del cantante, desde su entrada a lo grande abriendo un par de puertas y bajando por unas escaleras con humo hasta sus bailes a lo “Las Vegas” con bailarinas de pole dance a su lado. Está claro que cada una de las personas que asistíamos al directo queríamos ser C.Tangana y por ello, se regalaron caretas entre el público.

Uno de los discursos que estableció como interludio fue el siguiente:

“¿Sabéis cuál es la diferencia entre vosotros y yo? La diferencia es que yo vivo del espectáculo y vosotros vivís en el espectáculo. Pero ninguno nos salimos de ahí. […] Que todos estéis aquí demuestra una cosa, que me propuse hace un año. Y es que se puede construir un ídolo, ¿pero sabéis cuál es el punto de un ídolo que yo respeto? El ídolo muerto. El ídolo ahorcado. El ídolo enterrado. Llevo diez años rapeando para llegar hasta aquí y enseñaros cómo matarlo”.

Aquí C.Tangana parece evidenciar la muerte de los productos consumistas, y con él, él mismo, dado que todo el material de hace seis meses pronto pasará al olvido al sustituirse con las nuevas mezclas que ha sacado en estas semanas. También al hablar de ídolo muerto ha hecho mención a aquellos artistas que han muerto jóvenes, al que se ha sumado a la lista desgraciadamente Avicii y que cuentan con otras figuras como Amy Winehouse, Heath Ledger, Kurt Cobain o incluso estrellas del KPOP que recientemente también han sufrido muertes derivadas del éxito donde parece haber una segunda llegada a la fama una vez muertos. Antón conoce de la transformación de su personaje, de cómo tiene picos y bajadas y que la euforia de la fama (y sobre todo, el establecimiento de la misma) es efímera si no se mantiene bien. Quizás por eso, el artista ha querido que su público tenga otra visión de sí mismo, una que a base de dinero, buena inversión y darle el setlist que quiere (sin censurarse o avergonzarse de hits como otros artistas que olvidan su número uno en pos de mantener sus ideas incluso dentro de su propio directo), para que todo el mundo salga contento.

Sin duda, una buena y aprovechada oportunidad para acercarse al artista pero que parece guardar un parecido con la realidad del mensaje lanzado de cada uno de sus productos. Puede que C.Tangana sea otro de ellos, pero como oí también de la boca del público: “es un producto muy bueno”. 10/10.

Pd: El 16 de agosto del año pasado, tras cubrir los conciertos de Pimp Flaco, Kinder Malo y Los Santos (anteriormente PXXR GVNG) ya predije que iba a asistir a este concierto. Todo ha salido a pedir de Milhouse.

CRÓNICA PIMP FLACO, KINDER MALO Y LOS SANTOS