El mejor anime de la historia
La Leyenda de los Héroes de la Galaxia

“Aquellos con autoridad pueden reescribir el significado de la justicia en el diccionario a su gusto”

Heldensagen Vom Kosmosinsel, Legend of the Galactic Heroes, La Leyenda de los Héroes de la Galaxia, o como nos referiremos a ella para no repetir nombres tan largos, LoGH, es posiblemente la cumbre de la animación japonesa.

Con altas puntuaciones en la mayoría de lugares donde se encuentra registrado, se plasma su calidad abordando siempre los tops por las primeras posiciones.

Sin embargo, vemos que el número de votantes no es muy alto si comparamos con otras series o películas. Para entender esto, vamos para comenzar a analizar una serie de factores que tienen gran repercusión en el desarrollo de la obra.

LoGH, originalmente son novelas, 10 en total, escritas por Yoshiki Tanaka, que comenzó estos trabajos aprovechándose del BOOM de Star Wars, pero dándole un enfoque completamente diferente. Se deja de lado todo lo relacionado con poderes místicos y criaturas espaciales, alejándose completamente de Star Wars, y nos sitúa en un mundo donde la raza humana se expande por todo el universo.

El contexto que tenemos al comenzar la serie es sencillo, dos naciones, el Imperio Galáctico, basado en la Prusia del siglo 18, con toques del Ancien Régime francés, y la Alianza de Planetas Libres, que lucha por extender la democracia por todo el universo conocido. Además existe un planeta independiente, conocido como Phezzan, donde gran parte de los comerciantes viven.

Las dos naciones están separadas por dos corredores, por donde la navegación espacial es óptima, uno de ellos, es controlado por Phezzan, que se mantiene neutral al conflicto, y el otro, es conocido como el corredor de Iserlohn, donde el Imperio Galáctico alberga una gigantesca fortaleza impenetrable, por lo que ellos regulan el conflicto.

La guerra entre ambos lleva ya 150 años al comienzo de la serie, y para enterarnos de cómo y porqué comenzó debemos prestar atención a la cronología que se nos va presentando a lo largo de la historia.

Con esto sobre la mesa, sigamos entendiendo el pequeño número de espectadores de la serie.

Fue en 1988 cuando el proyecto para llevar las novelas a la animación comenzó, y no sería hasta dentro de 9 años y 110 capítulos que terminaría. Y aquí radica la gran diferencia con otras series largas como pueden ser Dragon Ball, One Piece, Naruto…

Mientras que las anteriormente citadas son series de televisión, que fueron emitidas en su tiempo, LoGH es una OVA (Original Video Animation) pensada para ser vista en los ya famosos pero extinguidos VHS.

Tardaría varios años en conseguir una emisión en televisión, y aún más en salir del mismo Japón, pues hasta el año 2015, las novelas no contaban con ninguna traducción oficial. Finalmente, el 20 de junio de 2017, el anime conseguiría salir de Japón de manera oficial y llegar a suelo americano.

Todos estos factores sumados, nos hacen entender la poca fama de esta serie, que no hacen justicia a la calidad de ella, además, tampoco su popularidad aumentó mucho con su llegada a los Estados Unidos, pues muchos de los consumidores de este contenido no son muy aficionados a series viejas, y menos, tan largas (para la duración estándar de un anime).

Pero vamos a enfocarnos en porqué este anime es el mejor anime.

Es el mejor anime por no ser anime. Simple y llanamente, no cae en los clichés del anime, no podemos relacionarlo con otras obras de la animación japonesa, pero si lo que podemos hacer es apreciar el género que consiguió introducir, el “intelectual“.

LoGH nos presenta una batalla entre genios, Reinhard von Lohengramm y Yang Wenli, dos hombres completamente brillantes, que rebosan talento, inteligencia y táctica militar, las comparaciones son obvias, pero esta fue la obra que consiguió que llegasemos a tener estos duelos en el anime y manga, como Light contra L en Death Note, o Lelouch contra el mundo en Code Geass.

Además de sumir al anime en el género, crea algo completamente fuera de lo normal, nos crea una sensación similar a otras obras diferentes como Cowboy Bebop o Samurai Champloo.

La reflexión política y social es total a lo largo de la serie, con ideas enfrentadas y capítulos dedicados al debate, a una correcta narración de todos los puntos de vista, y no dejándose decantar por ninguno.

Con esto, el autor consigue a la perfección que nos posicionemos del bando más acorde a nuestras ideas, pues al no existir un solo protagonista, y estos al estar enfrentados, es inevitable que apoyemos más a un bando que a otro.

Se habla acerca de la guerra, de la sociedad, del armamento nuclear, del alcohol, del patriotismo, de la dictadura, de la corrupción… Como vemos, temas que nunca dejarán de atacar a la historia.

No se aporta una reflexión clara en la obra, y es nuestro trabajo entender las diversas situaciones de los personajes y entender que les lleva a su ideología.

Y hablando de personajes, el anime, tiene muchísimos personajes amados por la comunidad, como Lelouch, L, Luffy, Okabe, Edward, Gintoki… grandes personajes que no eclipsan la grandeza de los protagonistas de esta ópera espacial.

El elenco de personajes es variado, desde sus personalidades a sus motivaciones, no encontramos más similitudes que devoción a los grandes genios que levantan su nación. La mayoría de personajes cobran relevancia a lo largo del anime, pero entre todos ellos los Almirantes de Flota son los que más peso en la historia tienen. Sin intención de hacer spoiler y como mera introducción, hablaremos un poco de dos de ellos.

Walter von Schenkopp: Refugiado del Imperio Galáctico que buscó asilo en la Alianza de Planetas Libres, su odio hacia el Imperio crece constantemente al mismo ritmo que progresa su vida. Es el fundador del escuadrón Rosen Ritter, expertos en el combate cuerpo a cuerpo y formado integra y exclusivamente por refugiados del Imperio. Sus motivaciones son claras y su personalidad es tan o más cautivadora que la del mismo Spike Spiegel. A lo largo de la odisea, toma gran relevancia siendo fundamental para el genio de su nación, Yang Wenli.

Oskar von Reuenthal: Desde pequeño sabe que no debería haber nacido, su heterocromía del iris confirma el engaño de su madre a su padre, la humillación de sus progenitores recae plenamente sobre él, a la vez que todo el odio que comienza a existir entre ambos. Una persona marcada desde el día de su nacimiento a no ser más que un error, a través de su empeño, sus sueños y su buen amigo Mittermeyer consigue uno de los máximos rangos en el Imperio Galáctico demostrando que su vida si tiene valor.

Estos son solo dos de los tantos grandes personajes que encontramos a lo largo de la serie, como vemos, tienen detrás suya historias trágicas, no han tenido las cosas fáciles y mucho menos las van a tener durante la guerra, dos auténticos soldados que luchan por sus ideas y valores, y no solo por una bandera.

Así son los personajes en LoGH, únicos, profundos, carismáticos y diferentes, fuera de todo cliché del anime y fuera de todo estereotipo japonés.

Y qué mejor que para acompañar a tanta calidad en el guión, una buena banda sonora.

La selección de piezas de música clásica de autores de obvio renombre como Mozart, Verdi, Mahler, Berlioz son la compañía perfecta para este denominado anime como la perfecta opera espacial.

Autores variados, famosos, que a lo largo de su vida compusieron, y mucho piezas de calidad, con enfoques diferentes, pensadas para situaciones mágicas que sumadas a una buena obra formarían un conjunto audiovisual perfecto, aun si estas puedan funcionar perfectamente por libre.

Citando estos viejos compositores, me vuelve a venir a la mente la fecha de estreno de este anime, 1988, lo que podemos traducir en una animación anticuada, que no llega a los estándares actuales, y en efecto, LoGH no tiene la mejor animación, ni en su momento, ni mucho menos ahora, eso sí, el estilo visual empleado ayuda mucho para que podamos disfrutar de la obra, y en unos pocos capítulos nuestro ojo y cerebro se acomoda perfectamente a esta antigua joya.

La táctica empleada por los genios, los giros inesperados de guión, y el avance de la trama alternando entre ambas facciones por igual, llevan a LoGH a ser una completa caja de sorpresas, siempre tienes una idea de lo que puede llegar a suceder, pero pocas veces verás con total claridad el destino de nuestros héroes. Sus ideas, sus personalidades, sus ambiciones, todo ello influye, nuestra empatía con los personajes será crucial a la hora de entender sus acciones.

LoGH es una serie única, sabe crear su personalidad diferenciándose del resto, lleva su ritmo, sus ideas, no se deja influenciar por la obra que empezó las guerras galácticas y se aleja y critica los animes de su tiempo. Es una obra diferente, especial, espacial, una obra a la que dedicarle un tiempo de tu vida.