Don’t Look Back

dntlookback.jpg

Hecho con el corazón, sin detalles gráficos, ni una banda sonora espectacular, Don’t Look Back es uno de los pocos juegos que han logrado emocionarme. Los ingredientes son simples: un protagonista, los enemigos y un objetivo. Objetivo que desde el principio intuimos que no es cualquier cosa. Primero sólo nos explican como saltar, caminar y disparar. Como cualquier videojuego, pero el protagonista parte de una tumba. Y no es la suya.

Nos sumergen en un plataformas puro y duro para, tras dos jefes de final de nivel, dar un giro dramático y transformar el juego en una historia sin narrador, sin texto en pantalla. Un mensaje fuerte y claro. Si lo quieres sentir juégalo y deja de perder el tiempo leyendo esta mierda.

Don’t Look Back