¿Dónde evaden impuestos las empresas de videojuegos?
The Ireland Papers

 

La evasión fiscal, además de una lacra para la “cosa publica” es un tema tremendamente de moda. Y no es que sea precisamente algo novedoso; el intento de los más privilegiados por evadir el fisco se remonta, como diría Javier Cansado, a la época de los sumerios, con la creación de los primeros Estados. Pero lejos de desaparecer, estas últimas décadas no ha hecho más que crecer gracias a la mentalidad de la cultura del pelotazo, la desregularización fiscal (laissez faire) y la globalización del capital financiero del mundo globalizado post-1989. ¡¡Ganaste, Margaret Tatcher!!

Nuestras espléndidas grandes fortunas ya ni se molestan en disimular este hecho. Es más, para seguir ocultos ante la opinión de las mentes más blanditas, no escatiman esfuerzos en esconder sus ganancias en paraísos fiscales, offshores, etc. Ha sido con la revelación de los Panama Papers cuando la evasión fiscal ha vuelto al foco de atención de una opinión pública que aparta la mirada ante el robo generalizado. “La policía pega, los banqueros roban, años de universidad y me acabo de enterar, escribían los Lehendakaris Muertos en su disco Crucificados por el Antisistema. Era un secreto a voces que deportistas, traficantes, actores, politicuchos y ricachones de todo tipo, llevaban años aprovechándose de los paraísos fiscales, gracias al beneplácito de la Comunidad Internacional en general y de la banca en particular, que asesora y arregla papeles con estos simpáticos evasores.

Vladimir-Putin-cabalgando-oso

En la Rusia soviética los impuestos te evadían a ti. Vladimir Putin, involucrado en los Panamá Papers.

Pero, os preguntareis… ¿qué tiene que ver esto con los videojuegos?

La industria del videojuego, en especial las grandes compañías, llevan años evadiendo impuestos en Europa, vía pequeños (grandes, en cuanto al dinero que mueven) truquitos fiscales. En la mayoría de casos totalmente legales, aunque claramente no morales, y en otros no tanto.

La palma se la llevan empresas como Google, Apple y Microsoft. Pero estas prácticas tampoco son ajenas a empresas como Valve (Steam) que tributan, por ejemplo, en Luxemburgo, un país con una menor presión fiscal.

¡Queremos pruebas…! ¿Cómo lo hacen?

El funcionamiento es muy sencillo. Las empresas de videojuegos son grandes corporaciones con capital generalmente en Estados Unidos o en Japón pero que operan a nivel nacional con filiales. Por ejemplo, Microsoft Ibérica o Sony España. Por lo tanto las ganancias obtenidas en España deberían de facturarse desde estas filiales, pero esto no sucede así. Las compañías trasladan parte de esas ganancias a otros países con impuestos más bajos, como Irlanda o Luxemburgo.

Quienes acaban facturando el grueso de las ventas son las filiales en estos países con presión fiscal irrisoria; por ejemplo, Microsoft Ireland. A cambio, las filiales en el resto de los países reciben comisiones por servicios secundarios (soporte de ventas, marketing, etc.). De esta forma, las grandes compañías cortan sus beneficios para pagar menos a Hacienda, quedando las filiales locales como simples comisionistas.

¿Legal? Más o menos. ¿Moral? Definitivamente, no.

evasión de impuestos videojuegos empresas

Stairway to Tax Heaven, el videojuego sobre la evasión fiscal.

Algunos datos de la evasión. Ejemplos prácticos de evasión fiscal en el mundillo.

  • Apple, la empresa de la manzana mordida, obtuvo unos ingresos en 2014 de 18,8 millones de euros, sólo el 1% de sus ventas reales, un beneficio de 5,3 millones de los cuales pagó 2,3 en razón de impuestos. ¿Apple? ¿Solo 18,8 millones? Correcto. Solo declaró los beneficios de la empresa actuando como comercial mayorista de sus productos que se venden en centros comerciales ajenos a su marca. ¿Y el resto? A Irlanda. Por cierto, Apple genera un 55% de sus ingresos fuera de su EEUU natal, pero la tasa de impuestos que sufre en el extranjero es de aproximadamente un 1,8%. ¡Vaya chollo!
  • Microsoft, a través de Microsoft Holdings, está acogida en España al régimen de tenencia de valores extranjeros (ETVE). Traduciendo: un régimen fiscal favorable que permite a las empresas no tributar por las plusvalías y dividendos, ergo, rebajando la facturación. Así, pese a facturar 296,1 millones en 2014, solo pagó 11,4 millones en impuestos.
  • La Unión Europea calcula que estas practicas cuestan a los contribuyentes europeos entre 50 y 70,000 millones de euros al año.
irlanda paraiso fiscal videojuegos

No hace falta irse al Caribe para ahorrarse unos eurillos. Irlanda también es preciosa y te evita el horroroso tramite de pagar impuestos.

Pero… ¿Cada uno que tribute donde quiere? ¿No?

No hablamos de legalidad, sino de moralidad. Si generas unas ganancias en un país has de declarar en ese mismo lugar. ¿Por qué? Es de sentido común. El beneficio ganado en un Estado debe repercutir en su propio territorio no en un tercero. Estas empresas utilizan los recursos y la infraestructura del país para su funcionamiento (carreteras, trabajadores educados, seguridad…), amén de los diversos beneficios fiscales de los que ya disfrutan sólo por establecerse aquí (exenciones fiscales, financiamiento), por lo tanto, al evadir impuestos, se están aprovechando de quienes sí los pagan. Más aun cuando no estamos hablando de una pequeña empresa familiar, sino de los millonarios beneficios de empresas multimillonarias que, como ya os mostramos anteriormente, abusan del precio de sus productos.

En resumen, grandes empresas con millonarios beneficios utilizan escondites y triquiñuelas legales para declarar unos ingresos que nada tienen que ver con su facturación legal. Las filiales locales en vez de generar riqueza actúan como comisionistas de una empresa matriz que, afincada en países con tributación más baja (Irlanda, Luxemburgo, Holanda), se apunta el montante de la facturación total, pagando tasas mínimas y evitando el fisco del resto de países.

Además de gravarnos con precios abusivos, estas grandes empresas evaden impuestos en favor de sus archimillonarios beneficios ante una comunidad gamer y unos gobernantes dispuestos a tolerar cualquier ocurrencia de nuestras queridas compañías. Mientras tanto se crean leyes para dificultar el trabajo de las pequeñas empresas de videojuegos. Pero eso ya es otro tema

PD: Mientras tanto en Nintendo… :)

@samsks