Dirk Gently: Agencia de Investigaciones holísticas
Frodo se hace detective

Los dos primeros capítulos de Dirk Gently son una locura desorganizada y confusa en la que nos presentan una serie de situaciones y personajes inconexos entre ellos. Un grupo de calvos retrasados, una pareja de policías peculiar, una mujer atada a una cama, una chica enferma, un perro, un británico excéntrico, un grupo de pandilleros en una chatarra de furgoneta y Frodo en plan pringado vagando por la pantalla de un lado a otro. Digamos que esos dos capítulos son el filtro por el que algunos simplemente abandonarán la serie de incio y los que se quedarán, lo harán porque les interesará ver cómo coño todos están relacionados unos con otros.

¿Qué me estas container?

Pero en resumen, ¿de qué trata Dirk Gently? Digamos que se trata de una serie de detectives, con un humor fresquito, que vendrá acompañado con elementos de ciencia ficción que hacen que se distinga del resto de series del género. Por algo la serie es una adaptación del libro de Douglas Adams (más conocido por ser el guionista de la prestigiosa serie “Doctor Who”).Desde luego, uno de los platos fuertes de la serie son sus personajes. Cada uno de ellos cuenta con una personalidad única y muy marcada, al contrario que otras series donde nos perdemos con los personajes. En Dirk Gently nos quedaremos con cada uno de ellos al primer contacto. En ningún momento sentirás hartazgo hacía un personaje pues, cada uno de ellos, aporta a la trama momentos únicos. Parte de la culpa la tiene el ritmo de la serie porque cada capítulo cuenta, sumando pedacitos al puzzle de sus rompecabezas y haciendo que todo tenga cierto sentido.

Es cierto que la serie a veces peca de caótica y que ciertos puntos de la trama se explican rápidamente teniendo en ocasiones la sensación de andar algo perdidos. Muchas de sus tramas no llegan a resolverse del todo y dejan una puerta abierta hacia una segunda temporada que yo, espero con ganas. Digamos que Dirk Gently: Agencia de investigaciones holísticas tiene ese toque Netflix que la productora aporta a todas sus series, es decir, historias interesantes que van al grano para enganchar a sus espectadores animandoles a hacerse maratones en frente del televisor para engullir sus series.

Sin duda, nos encontramos ante una serie de consumo rápido pero que deja un gusto bastante rico y que es perfecta para ver después de tragarte series espesas como The Wire que, si aún no has tenido los huevos para verla, pues chico creo que ya va siendo hora… Además, así luego te tomas un descanso y le das a tu cerebro de serieadicto una golosina tan simpática y encantadora como Dirk Gently.