Dire Straits

Dire Straits – 1978

dire_straits_1978.jpgPrimer álbum de una de las mejores bandas de rock de la historia y, sobre todo, una de las más importantes de los 80. Este primer disco pertenece a la primera época del grupo, habiendo una segunda época de más elaboración, que tendría como frontera el disco Making Movies (1980), para el cual contaron con el teclista de la E Street Band Roy Bittan. El género de la banda formada en Inglaterra es el rock, sostenido por una clara base de blues, retazos garajeros y pequeños detalles country y folk. Dire Straits lo formarían, para este disco: Mark Knopfler (vocalista, compositor y guitarra), su hermano David Knopfler (guitarra rítmica), John Illsley (bajista) y Pick Withers (batería).

La primera canción es Down to the Waterline, de una grandísima calidad y composición y complejos y deliciosos punteos de guitarra. Luego, Water of Love, uno de los singles del álbum junto a Sultans of Swing. Se trata de un tema con un gran ritmo de bajo y de percusión. A estos ritmos cálidos se le unen excelentes punteos de guitarra de igual calidez. Setting me up es un tema donde se comprueba la gran versatilidad de la guitarra de Mark Knopfler y funciona como carta de presentación del grupo, donde se vislumbra la influencia de eminencias del rock como The Rolling Stones o Eric Clapton. Six blade Knife tiene un ritmo de bajo2372336797_29b4b27da0.jpg extraordinario que marca perfectamente el tiempo junto a pinceladas de guitarra, tanto la rítmica de David Knopfler como la mítica Stratocaster de su hermano. Southbound again, de apenas tres minutos, sigue la dinámica del elepé, con un tímido aunque buen solo hacia el final. Llega Sultans of Swing, el primer single de Dire Straits, uno de los más conocidos de la banda y uno de los mejores temas de la historia del rock. Es decir, Mark Knopfler nos demuestra por qué está entre los tres mejores guitarristas de la historia. Los riffs de guitarra en Sultans of Swing, así como el ritmo establecido, la estructura y la composición, es impresionante, inalcanzable. Es increíble observar a M. Knopfler tocarla en directo, cantando y haciendo hablar a la guitarra a la vez. Decir que, el solo de guitarra de Sultans of Swing es uno de los mayores hitos de la historia del rock, y que la actuación en vivo de Dire Straits en Londres -de cuya grabación lanzarían al mercado el doble disco Alchemy (1983)- lo demuestra, con una actuación antológica, nunca vista, y nunca pensada para aquellos que la vean por primera vez. Mark Knopfler toca el solo con los dedos, sin púa, y apenas se le ve moverlos; es absolutamente indescriptible. Después de Sultans of Swing, In the Gallery, de extrema calidad, con un gran riff de guitarra y un gran solo. La penúltima canción del primer trabajo de la banda es Wild west end, con un enfoque tendente al pop, pero con el sello de la banda, un sello exquisito, bluesero, e incluso reminiscente respecto al country. Lions, tema típicamente de la banda, pone punto final a un gran disco.

Dire Straits es uno de los mejores discos en la historia por varias razones. Una de ellas es que es la declaración de intenciones de, posiblemente, la banda de rock más importante de los 80. La segunda razón es que, es el mejor disco de la primera etapa de Dire Straits, más pura y fiel a un viejo estilo aunque renovado del rock, con herencias que transmiten influyentes músicos como Robert Jonhson, Eric Clapton o Bob Dylan. La tercera de las razones es obvia: temas como Water of Love, Sultans of Swing o In the Gallery hacen inevitable el hueco que se le deja a este disco para encontrarse en el olimpo musical. Escuchen Dire Straits (tiempos complicados) de Dire Straits.