De vuelta al desierto retropunk con Mad Max: Fury Road

Aparecen los créditos, salgo de la sala de cine, llego a casa y me siento delante del ordenador como si hubiera corrido una dura maratón. BRUTAL. Si tuviera que describir la película Mad Max: Fury Road en una palabra usaría esa.

Cuando uno piensa en Mad Max su cabeza se llena de arena, coches, desiertos, sol, muchas explosiones y un lobo solitario con malas pulgas protagonizando la película, esta vez acompañado de un grupo de chicas, con tanto carácter como belleza, lideradas por una Charlize Theron bárbara.

El film va directo al grano desde el primer minuto, sin pensárselo dos veces. Como si hubieras puesto en bucle tu canción punk favorita durante 120 minutos y, preparado para el agotamiento que te espera, le das al play disfrutando del caos.

Aquí Tom Hardy (conocido por otros papeles como Bane, The Dark Knight Rises, Tommy en la exquisita Warrior o apareciendo en Inception entre muchos otros largometrajes) se presenta como Max: “Mi nombre es Max. Todo mi mundo está reducido a un único instinto: sobrevivir. Cuando el mundo cayó, de repente fue difícil saber quién estaba más loco de todos. Si yo… o ellos.”

mad-max-4-fury-road-movies-2015

Tom Hardy interpretando a Max. Un tipo que se toma las cosas con calma…

Después de esto empieza una larga persecución en la que Max se ve envuelto por causa del destino, pero el instinto de supervivencia que invade a cada uno de los habitantes de ese mundo desierto que no han conocido otra cosa que el amor por la gasolina y la ardiente arena, hace que no se de por vencido y tenga ganas de guerra.

Excepto Max, todos los personajes proceden de la ciudadela. Un pequeño reino situado en un cañón gobernado porInmortan Joe (Hugh Keays-Byrne, el cual ya había aparecido en la primera película hace 35 años). Joe tiene una fuente natural de agua, y eso le da mucho poder entre los otros “reinos”, el de la gasolina y el de las balas y en su oprimido pueblo deseoso del liquido, y será el villano que pisara los talones continuamente a nuestro protagonista.

Además posee un gran ejercito que desde niños han sido educados a adorar la carretera y la muerte. Entre estos soldados fanáticos se encuentra Nux (Nicholas Hoult, que hace un gran trabajo) quien quiere satisfacer a Inmortan dando caza a la presa antes que nadie.

Lo único negativo que veo en esta película tal vez es lo más raro que había visto en una de genero de acción: el protagonista Max, es uno de los personajes con menos dialogo. Y tal vez no es necesario y así se muestra que son personas de pocas palabras y mal humor. ¿Y quien no lo estaría viviendo allí?

Quien se luce por encima de todos es Charlize interpretando a Imperator Furiosa, “Furiosa” para los amigos, aunque dudo que tenga. Conduciendo un trailer cisterna adornado con todo tipo de sistema de defensa, coge las riendas de ese desfile de vehículos y sin miedo en su mirada aprieta fuerte el acelerador. Y ahora entiendo porque se le ha valorado tanto su papel después de ver como en un mundo árido, violento y masculino ha pisoteado a todos los personajes elevando a Furiosa a nivel de diosa del desierto. Chapó por ella.

hekhd7g1ddmnboxclncm

Coches customizados, desiertos y una estética punk hacen del universo de Mad Max una propuesta estética muy interesante.

Vayamos acabando. Mad Max: Fury Road es como un comic de Frank Miller en movimiento. Escenas de acción que pasan de los 15 minutos separadas por algunos pocos minutos de descanso que te permiten despegar los dedos del reposabrazos y relajar la tensión, aunque no por mucho tiempo, porque antes que los motores se enfríen las explosiones vuelven a aparecer en la gran pantalla.

Si quieres ver una buena película de acción, vacía tu mente, entra en la sala y disfruta durante un par de horas de lo que te sirven. Y si crees que no da la talla a las anteriores te invito a que vayas a verla y juzgues tu mismo.

@marcalicart