Crítica de “Room”

Co-producción canadiense e irlandesa, dirigida por Lenny Abrahamson. Hablamos de un drama en toda regla, cuyo guión trata una historia chocante, perfectamente real, y con dos personajes clave. Como siempre, comenzamos con la sinopsis: 

“Joy Newsome, también conocida como Ma y su pequeño hijo Jack de cinco años viven en un pequeño cobertizo situado en el jardín de una casa. En la habitación no hay ventanas, tan solo una claraboya en el techo. Ma y Jack realizan distintas actividades para no aburrirse, al mismo tiempo que sobreviven como pueden con los recursos prácticamente infrahumanos que les va suministrando “el viejo Nick”. Ma ha protegido a Jack de la realidad de la situación, y ve que su hijo tiene edad para comprender lo que esta sucediendo. Esta le confiesa lo que realmente les ocurre, han estado secuestrados por “el viejo Nick” durante siete años aproximadamente. Ma comienza a idear un plan para poder escapar y poder darle a su hijo una vida mejor, ya que este no conocía la realidad del mundo y vivía solo con lo que veía en la televisión.”

La película comienza con un suave tono agridulce: la trama es emotiva y tierna, y sin embargo todos sabemos cuando la visionamos que algo falla, que algo no es normal, que algo no va bien. Ma y Jack viven felices en un pequeño cobertizo, pero en unas condiciones penosas. Pronto, el film se vuelve muy intenso. Ma le descubre la realidad a un niño reacio, que solo posee experiencias de haber vivido encerrado en aquella habitación y a través de la TV. El cambio de ritmo al comienzo es muy agobiante y eso le hace ganar en general a la película muchos puntos a mi modo de ver. A partir de entonces se relaja, y nos cuenta una historia de superación, de lo que de verdad importa en la vida, y de como un niño puede ser capaz de ser más fuerte que un adulto y puede ver la esencia de las cosas que de verdad importan.

66wrRjh5hUXzgxGDKQrfqBoncV7

Las interpretaciones son el punto fuerte de la película hasta un punto en el que las correctas interpretaciones de actores secundarios se desvanecen ante Bire Larson (Ma / Joy Newsome) y Jacob Tremblay (Jack). Ambos están COLOSALES. 

Fue a raíz del Oscar a mejor actriz de Brie Larson que decidí visualizar esta película, y de algún modo ya me esperaba una grandísima interpretación por su parte, pero es que para nada me esperaba que un crío tan pequeño como es Tremblay, nos haga sufrir tanto en la película y nos emocione tanto. La corta edad del actor (apenas 10 años) me indica que su naturalidad delante de la cámara no es fruto de la experiencia, si no del talento. OJO al futuro del chico. Si sigue una buena progresión en sus artes escénicas, puede ser el nuevo Di Caprio. 

Por lo demás la película no destaca especialmente, banda sonora discreta, escenografía y trabajo de cámara correctos… nada es especialmente impresionante, pero es que con los trabajos de Brie Larson y Jacob Tremblay, los demás aspectos de la película pasan a un segundo plano. 


LO MEJOR: 

· La historia, muy potente, cruda y real.

· Brie Larson y Jacob Tremblay, ambos dos, dignos de un Oscar. 

LO PEOR:

· No la veas un día que estés triste. 

· No destaca mucho técnicamente (tampoco le hace falta)


CONCLUSIÓN: Gran película que le debe todo a las interpretaciones de los dos protagonistas, con una fuerte carga emocional y una historia preciosa al mismo tiempo que desgarradora y triste. Genial.