Bruce, después de dos décadas, volvió a mandar en el Camp Nou.

brucecampnou.jpg

Esta no va a ser una crónica pretenciosa. No va a funcionar, ni se parecerá, a una crónica de periódico. Para eso ya están los periodistas que se dedican a esto y que saben, mucho mejor que yo, y con mucha más efectividad, transmitir lo ocurrido de una manera mucha más rápida y objetiva. Habréis leído mucho sobre lo acontecido en el Camp Nou el sábado 19, o puede que no halláis leído nada, pero, en cualquier caso, lo único que pretenderé será transmitir lo que vi, y no solo eso, sino que también intentaré transmitiros, sobretodo, lo que sentí.

jacampnou.jpg

Al concierto del Camp Nou del 19 de Julio, fuimos, entre otros: yo (Patrick), Javi, José Carlos y su hermano (Esteban) y Álvaro. El día del concierto pasó lentamente hasta que comenzó a sonar No Surrender. En ese momento, parece que todo desaparecía y que solo quedaba The Boss. Luego, le sucedieron otras 27 canciones, las cuales dejo en orden abajo de la crónica. A No Surrender le sucedieron canciones míticas del jefe como Hungry Heart. Pero no fue hasta Brilliant Disguise, después de la magnífica Summertime Blues, cuando en realidad me dí cuenta de lo que estaba viendo. A este concierto debió ir mi padre y no pudo, y cuando escuche Brilliant Disguise, me emocioné, palabra que lo hice, y no pude evitar pensar en él y, en general, en todos los discos en vinilo de Bruce que escuché, casi aleatoriamente, durante toda mi niñez y adolescencia. Fue, en Brilliant Disguise, donde se pudo ver al Jefe enamorado, compartiendo micrófono con su mujer Patti Scialfa, rozando casi sus labios. Está fue, según mi criterio, totalmente subjetivo, una de las canciones destacadas del concierto. Pero es que a Brilliant Disguise le siguió The River, y amigos, The River es The River. Que maravilla, no me lo podía creer, estaba escuchando a Bruce con su banda de la calle E, tocando The River, uno de sus temas míticos, y mi favorito, en el Camp Nou, Barcelona. Luego, Atlantic City cerró una trilogía brillante que fue, sin duda alguna, uno de los mejores momentos del espectáculo. También destaco Janey Don’t You Lose Heart, que la tocaron después de Candy’s Room. Janey Don’t You Lose Heart sería la primera de las canciones que eligió el público. Las otras dos fueron de lo mejor del concierto: Waitin’ On A Sunny Day y Backstreets. Durante la elección de Waitin’ On A Sunny Day, The Boss gritó a su micrófono para dirigirse al público: “Waitin’!”, y el público, a modo de respuesta, gritaba, “Waitin’!”. Y así fue en varias ocasiones hasta que sonó el violín de Souzie Tyrell que saciaba a los espectadores. Because The Night fue impresionante, y premonizó a Livin’ In The Future, con prólogo de bruce “per la retallada de les llibertats civils”.

camnoupg.jpg

Mary’s Place fue apoteósica, pero, aquí surgió el único punto negro de la noche, Bruce rompió el micrófono saltando de la parte baja del escenario a la parte alta, ya que apoyó la mano en la que llevaba el micrófono en el suelo en unos de sus saltos “adrenalíticos”. Y no digo punto negro por la reacción tanto del Boss como de la organización, que fueron impecables, sino por el cambio de la calidad del sonido. En seguida le cambiaron el micro a Bruce, casi sin que el público le diera tiempo a darse cuenta, y el cambio se notó. En la canción que le siguió a Mary’s Place, Tunnel Of Love, se acoplaba el micro haciendo sonar un pitido que acabaría omitiéndose en las próximas dos canciones, The Rising y Last To Die. En Long Walk Home ya no se acoplaba el sonido del micro y, para Badlands, todo quedaría reestablecido como antes. Fue Badlands el segundo momento álgido del concierto, y la última canción. Después de esta vendrían siete bises, que se dice pronto.

Aquí, en el primer bis, vendría de lo mejor, Jungleland, en mi opinión, la mejor versión que he escuchado nunca de está canción del archiconocido disco Born To Run. Jungleland fue un derroche de calidad musical y de nostalgia, todo un guiño hacia los mayores seguidores de Bruce, hacia aquellos en los que Bruce a supuesto, casi una forma de vida. En Jungleland, el indispensable Clarence Clemons (saxofonista), hizo un solo de saxo épico, magnífico, fabuloso, astronómico e indescriptible con palabras, que hizo que a él mismo se le humedecieran los ojos y que, a los que allí estábamos presentes, se nos pusiera el vello de punta. Después de Born To Run y Bobby Jean llegó Glory Days, otra de las canciones que me sorprendió y que no esperaba. Cerrar los ojos en Glory Days suponía trasladarme a otra época, a una época inocente, diez o quince años atrás, cuando mi padre ponía en el salón de mi casa la canción mientras yo, siendo un enano, vagaba por la casa haciendo cosas de niños. La epopeya de Dancing In The Dark se unió con la fiesta country-folk de American Land y, finalmente, The E Street Band acabó con Twist And Shout (La Bamba), que hizo enfervorizar, hasta el último minuto, el alma de las 75000 personas.

bruce2campnou.jpg

Destacar No Surrender, Brilliant Disguise, The River, Waitin’ On A Sunny Day, Because The Night, Mary’s Place, Badlands, Jungleland, Glory Days y Twist And Shout. En esta última, el jefe hizo cantar y bailar sobre el escenario a sus hijos y a otros dos adolescentes, una chica (hija de uno de los de la banda) y un chico (amigo de los chavales). Twist And Shout supuso, como en otros momentos del directo de Barcelona, retroceder varias décadas, y nos hizo recordar a muchos los añejos conciertos de Bruce en los que siempre acababa con esta canción. Mientras escribo estas líneas, el jefe estará tocando el segundo concierto en el Camp Nou consecutivo, que seguro, será igual o mejor que el que yo he acontecido o, aún mejor, he vivido. No me olvido ni de Álvaro, que repetía concierto hoy junto a su novia, ni de Pablo (un amigo) y su novia, que en estos instantes estarán disfrutando del momento en Barcelona.

Como dijo mi amigo Álvaro a mitad del concierto, ”es el concierto de mi vida”. Subrayo estas palabras y hago mío su sentimiento, que seguro, fue el de muchos aquel día. Gracias Bruce.

nj.jpg

Set List


No Surrender
Radio Nowhere
Out In The Street
The Promised Land
Hungry Heart
Summertime Blues
Brilliant Disguise
The River
Atlantic City
Candy’s Room
Janey Don’t You Lose Heart
Waitin’ On A Sunny Day
Backstreets
Because The Night
Livin’ In The Future
Mary’s Place
Tunnel Of Love
The Rising
Last To Die
Long Walk Home
Badlands

Jungleland
Born To Run
Bobby Jean
Glory Days
Dancing In The Dark
American Land
Twist And Shout

Crónica del concierto del domingo: Springsteen sacude otra vez el Camp Nou en un fin de gira épico